Durante la ceremonia para conmemorar los dos años de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que enfrentar la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus, “ha sido menos dolorosa y compleja, que luchar contra los contagios”.

Desde el patio central de Palacio Nacional, el Presidente resaltó, de nueva cuenta, que para su gobierno le ha resultado muy útil desechar las recetas económicas aplicadas durante el periodo neoliberal, empezando por la estrategia de endeudar al pueblo para rescatar a los de arriba.

Además de que, gracias a las medidas de austeridad y combate a la corrupción, “no tuvimos que recurrir a nuevos préstamos y todos los recursos liberados se destinan directamente a los pobres e integrantes de las clases medias”.

Al detallar las acciones de su gobierno en materia económica, López Obrador resaltó que su estrategia en la materia coincidió con una cifra récord de envío de remesas, a pesar de la pandemia de coronavirus, lo cual, describió como un “un milagro social”.

En tanto que de enero a noviembre de 2020, las tiendas vendieron 4% más que el 2019, reflejo de que no se cayó el consumo, al tiempo que expuso que se cumple el pronóstico de que la crisis económica por la pandemia caería en forma de “V”.

Asimismo, destacó que la economía mexicana empieza a crecer, ya que del millón 117,000 empleos perdidos por el Covid-19, ya se recuperaron 556,000, con el pronóstico de que para marzo de 2021 se alcancen los 20 millones de puestos que se tenían antes de la pandemia.  

López Obrador también destacó que durante los primeros dos años de su mandato, hubo un aumento de 30% al salario mínimo, en términos reales, “como no se dio en los últimos 36 años”.

Reiteró que su administración ha tomado decisiones trascendentes, pues, dijo, por mandato popular se canceló el proyecto del Aeropuerto de Texcoco,  lo que generó un ahorro de 220,000 millones de pesos.

Al tiempo que no dejó pasar la oportunidad para destacar la construcción del Tren Maya, entre otras obras, además de anunciar que, para enero del próximo año, se establecerá en la frontera sur, el programa de estímulos fiscales, tal cual como el que se aplica en la frontera norte del país.

En materia energética, el Presidente aseveró que para 2023, México dejará de importar gasolina, pues para entonces su gobierno logrará una autosuficiencia con la puesta en marcha de la refinería de Dos Bocas y la remodelación de seis más a lo largo del país.

“Avanzamos en el rescate de Pemex y la CFE, empresas a las que la corrupción y la embestida privada pusieron al borde de la desaparición”, enfatizó. 

kg