La Habana, Cuba. A pesar de las diferencias, Cuba y México están en una etapa renovada de relación bilateral y eso es gracias a la firme voluntad de los gobiernos, sentenció el presidente Felipe Calderón Hinojosa a su llegada al Aeropuerto Internacional José Martí.

En su primera visita oficial a la isla, luego de las fricciones del expresidente Vicente Fox con el exmandatario cubano, Fidel Castro, Calderón Hinojosa afirmó que busca llevar la relación bilateral a su mejor nivel.

La visita a la nación socialista se da a finales de su gobierno. Mientras que Fox, a pesar de los desencuentros con Castro, acudió a la isla en el 2002.

Para nosotros, Cuba y México están en una etapa renovada de relación bilateral y eso es gracias a la firme voluntad de los gobiernos que, a pesar de nuestros naturales y distintos puntos de vista sobre varios temas, nuestras coincidencias y preocupación por los temas, los propósitos y objetivos que nos son comunes, nos hacen intensificar esta relación , destacó Calderón.

El Mandatario mexicano y su esposa Margarita Zavala fueron recibidos por la canciller Patricia Espinosa; el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Rogelio Sierra, y el embajador de México en Cuba, Gabriel Jiménez Remus.

A su llegada, Calderón destacó que su visita obedece a la cercanía, amistad y hermandad que existe entre ambos pueblos, por lo que refrendó el respeto a la nación caribeña.

En breve entrevista, el embajador Gabriel Jiménez expresó que desde el 2007 se restableció una relación normal y actualmente se puede decir que es una relación sin sobresaltos entre países.

Comentó que Calderón visitó en 1998 la isla, en calidad de Presidente del PAN, y se entrevistó en ese entonces con Fidel Castro.

En esta ocasión, el panista no se reunió con el comandante Fidel, sólo con Raúl Castro, quien recibió a su homólogo mexicano en una ceremonia sencilla en el Palacio de la Revolución.

Castro habló del proceso de cambios en la economía y en la sociedad cubana y destacó que falta actualizar la Ley de Inversión Extranjera. Asimismo, explicó la forma de asignación de tierras para fomentar la productividad en el campo.

Calderón se entrevistó, además, con el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, Ricardo Alarcón.

A su llegada, Calderón precisó que entre los propósitos de la visita se encontraba ampliar el comercio y la inversión entre ambos países, incrementar la cooperación binacional en materia de salud, educación, cultura, deporte y energía.

La comitiva, encabezada por el Presidente mexicano, acudió al monumento de José Martí a colocar una ofrenda floral.

Cabe destacar que el principal tema a tratar con el gobierno cubano es el económico. El país es el 57 socio comercial de México en el mundo, el 36 comprador y el 95 abastecedor. Mientras que México se ha convertido en el octavo socio comercial de la nación caribeña.

De acuerdo con estimaciones de Bancomext, la inversión mexicana en Cuba se ubicaba en el 2004 en alrededor de los 730 millones (no existe información actualizada sobre el tema) , dio a conocer Presidencia de la República.

El Mandatario concluye mañana su visita a la isla y comienza una gira por Haití, donde se reunirá con su homólogo, Michel Martelly. Se prevé que el empresario Carlos Slim acompañe a Calderón en Haití. Será la primera visita de un jefe de Estado mexicano a dicho país desde 1934.

HISTORIA DE ALTIBAJOS

El gobierno de Vicente Fox comenzó una política agresiva de ataque a la condición de los derechos humanos en Cuba, criticando las acciones del entonces Presidente, Fidel Castro Ruz.

En el 2010, el gobierno mexicano hizo pública su preocupación por la salud de Guillermo Fariñas, disidente en huelga de hambre, y lamentó la muerte de Orlando Zapata, tocando un tema que el gobierno cubano consideraba estrictamente interno, sin posibilidad de injerencia extranjera.

Tras la votación de resolución contra Cuba en el 2001, en la que México se abstuvo, el exministro de Relaciones Exteriores de Cuba acusó al excanciller Jorge Castañeda de hacer todo lo posible para que el gobierno cambiara de parecer.

En el 2002 el expresidente Vicente Fox Quesada condiciona a Fidel Castro la invitación a la Cumbre de Monterrey. Con un comes y te vas , Fox protagonizó el quiebre más importante de la relación.

Ese año, Cuba deja de pagar al Banco Mexicano de Comercio Exterior su deuda de 400 millones de dólares.

El empresario y político Carlos Ahumada fue detenido en Cuba el 30 de marzo del 2004 luego de un escándalo de soborno revelado en video.

El 1 de mayo de ese año, Fidel Castro declara en su discurso tradicional que la política exterior de México ha quedado reducida a cenizas, principalmente por la extradición del empresario Carlos Ahumada.

El 2 de mayo, en cadena nacional, los secretarios de Relaciones Exteriores y de Gobernación anunciaron el rompimiento diplomático entre México y Cuba, exigiendo al entonces Embajador de la isla en el país que abandonara de inmediato el territorio nacional.

Ese mismo día las autoridades mexicanas declaran persona non grata al asesor político cubano afincado en México, Orlando Selva.

Durante el sexenio de Calderón, la Cancillería ha emitido mensajes por la recomposición de la relación, aunque ha habido tropezones. En el 2006, tras la derrota de López Obrador, Fidel Castro dijo que el imperio lo había sacado de la jugada. En el 2009, culpó a México de ocultar el brote de A H1N1; en el 2010, el gobierno mexicano lamentó la muerte del disidente Orlando Zapata.

tania.rosas@eleconomista.mx

MIF/klm