El presidente de México, Felipe Calderón, expresó su más "enérgica condena" por la muerte del mexicano Anastasio Hernández Rojas, presuntamente asesinado a manos de elementos de la patrulla fronteriza de Estados Unidos, informó un texto de su despacho.

"La Presidencia de la República ratifica la más enérgica condena manifestada por el Gobierno Federal. Al mismo tiempo, hace llegar su más sentido pésame a los familiares del señor Hernández Rojas", dijo el jueves por la noche la presidencia en un comunicado.

Asimismo, expresó su profunda "preocupación" por las evidencias recabadas que apuntan hacia "la posibilidad de que la muerte del señor Hernández Rojas puede haberse debido al uso excesivo de la fuerza por parte de agentes federales de Estados Unidos".

La condena presidencial a la muerte del migrante mexicano se suma al rechazo expresado por los diferentes sectores en México, incluido el Congreso, que pidió una sanción para los responsables.

El centro forense del condado estadounidense de San Diego consideró el miércoles como un homicidio la muerte del mexicano, que falleció el lunes después de una brutal paliza y una descarga eléctrica por parte de agentes de la patrulla fronteriza, cuando se oponía a ser deportado.

/doch