El carácter militarizado de la Guardia Nacional, la atención a las víctimas de violaciones de derechos humanos, la violencia de género, en específico los feminicidios, la impunidad, los grupos de autodefensa y las desapariciones forzadas fueron algunas de las principales preocupaciones mostradas por el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Como parte de las observaciones finales del sexto informe periódico de México sobre la adhesión y el cumplimiento de nuestro país en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 18 expertos independientes en derechos humanos de todo el mundo, a través de 48 puntos, dieron a conocer sus observaciones y recomendaciones sobre acciones y legislaciones mexicanas que podrían poner en riesgo el respeto a las garantías fundamentales.

El análisis señaló que, ante las altas y crecientes tasas de homicidio, los reportes sobre ejecuciones extrajudiciales y los índices de letalidad que se registran en México, la creación de una Guardia Nacional es preocupante debido a la formación militar de integrantes de este nuevo órgano de seguridad.

“(México) debe alejarse de un enfoque militarizado de las fuerzas del orden y avanzar en el proceso de formación de la Guardia Nacional como institución civil y establecer un plan que garantice el retiro gradual y ordenado de las Fuerzas Armadas en las funciones de seguridad ciudadana”, se plasmó en el documento de observaciones finales.

En este sentido, el Comité de Naciones Unidas mostró preocupación por algunas de las disposiciones contenidas en la Ley Nacional sobre el uso de la fuerza ante las numerosas denuncias de uso excesivo de la fuerza y de las armas de fuego por parte de las fuerzas del orden.

Por lo tanto, se recomendó a México intensificar la capacitación en normas internacionales sobre el uso de la fuerza impartida a los agentes del orden y fomentar el conocimiento de esas normas entre los jueces, los fiscales y los abogados; establecer procedimientos que garanticen una adecuada planificación de las intervenciones de mantenimiento del orden, de modo que se atienda la necesidad de minimizar el riesgo que éstas suponen para la vida humana, y asegurar que todos los casos de uso excesivo de la fuerza sean registrados e investigados de forma independiente.

Impunidad

Mientras que la “recurrente impunidad de los agentes del orden” en relación con la comisión de graves violaciones de derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y tortura, para el grupo de expertos es de alta preocupación porque existen graves insuficiencias presentadas en las investigaciones y enjuiciamientos de graves violaciones de derechos humanos, particularmente la falta de asignación de los recursos necesarios a los responsables de la investigación.

También por la falta de autonomía, independencia, imparcialidad y celeridad en la realización de los trámites de investigación; la falta de fiscalías o unidades especializadas en delitos ligados a violaciones graves y recurrentes a los derechos humanos; la reducida capacitación de los servidores públicos a cargo de las investigaciones; la falta de autonomía e independencia de los peritos a cargo de investigaciones, y el número escaso de persecuciones y condenas.

Grupos de autodefensa

La existencia de grupos de autodefensa en entidades, como en Guerrero y Michoacán, así como las denuncias de violaciones cometidas por dichos grupos, y la falta de información sobre la existencia de éstos, es muestra de que México debe fortalecer la presencia de las instituciones de seguridad pública para garantizar la seguridad de la población en todo su territorio, se alertó.

En el caso de las desapariciones forzadas, el grupo de la ONU mostró satisfacción por la información entregada por la delegación mexicana; sin embargo, señaló que la aplicación de un nuevo sistema de registro respecto de personas desaparecidas es lenta, además de ser “alarmante la  impunidad de los casos denunciados, incluyendo aquellos en donde se alega la colusión entre grupos delictivos y las fuerzas del orden, y la cantidad de cuerpos de personas fallecidas que están aún a la espera de identificación”.

Migrantes y prisiones

El Comité de Naciones Unidas alertó sobre las recurrentes denuncias de violaciones sufridas por las personas migrantes, sobre todo en situación irregular, incluyendo casos de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes, desapariciones forzadas, extorsión, trata, asesinatos y otros delitos, y la información relativa a la detención de niños y niñas y la falta de protección y asistencia adecuadas, especialmente para menores migrantes no acompañados.

En el caso del sistema penitenciario, se alertó de la prevalencia de altos niveles de hacinamiento y la recurrente utilización de los traslados de detenidos para disminuirlo.

Asimismo, el tema de la violencia contra las mujeres es de alta preocupación para el grupo de expertos, al señalar un aumento en este tipo de violencia. Se recomendó a México armonizar la tipificación del delito de feminicidio entre la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y los códigos penales estatales, así como sus protocolos de actuación para la investigación criminal del feminicidio, y establecer sin demoras mecanismos efectivos encargados de procesar e implementar las órdenes de protección establecidas en la ley.