Ampliar de 11 a 16 ministros el número de integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a fin de crear una sala especializada en anticorrupción; aplicar evaluaciones de control de confianza a aspirantes a magistrados y jueces; y establecer un sistema de rotación de juzgadores en las entidades federativas para prevenir la corrupción son, entre otras, las reformas pendientes de concreción en la Cámara de Senadores.

El coordinador del grupo parlamentario de Morena en la Cámara Alta, Ricardo Monreal Ávila, propone reformar desde la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación hasta la Constitución.

“El poder Judicial federal tiene que sufrir una sacudida, no puede seguir como está”, estableció el zacatecano en abril pasado.

Desde octubre del 2018, cuando planteó que el Consejo de la Judicatura Federal diseñe y aplique evaluaciones de control de confianza a los aspirantes al ingreso, permanencia y promoción de la carrera judicial, afirmó que es necesario blindar al Poder Judicial de funcionarios que no merecen la confianza del Estado ni de la población.

De septiembre pasado a la fecha, Monreal Ávila ha presentado seis iniciativas para fortalecer el Poder Judicial.

Dicho poder, junto con los órganos autónomos, se encuentra en la mira de los legisladores de Morena de cara a la reforma del Estado y electoral que se pretende aprobar en el Congreso.

La reforma que se pretende formular de cara al inicio del periodo ordinario de sesiones que comienza en septiembre próximo prevé modificar la Constitución para que la austeridad sea un principio a observar por los tres poderes de la Unión, incluido el Judicial.

Hasta ahora, los integrantes de dicho poder, cuya titularidad recae en el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el ministro Arturo Zaldívar, han defendido su autonomía en todos sentidos, incluyendo la designación de recursos en su operación.

No obstante, de acuerdo con el diputado de Morena y coordinador de los trabajos para la reforma de Estado y Electoral, Sergio Gutiérrez Luna, con la reforma se pretende impulsar que el principio de austeridad esté implantado desde la Constitución, con lo que los tres poderes, así como los órganos autónomos que reconoce la Carta Magna, deberán acatar sin restricciones dicho postulado.

Hasta ahora, en los foros de discusión sobre la reforma del Estado y electoral que se llevan a cabo en el Palacio Legislativo de San Lázaro no ha existido representación del Poder Judicial.

[email protected]