El incremento de los casos de influenza en la Ciudad de México, que la mantiene en el cuarto sitio de acuerdo con las mediciones de la Secretaría de Salud (Ssa) federal que incluyen al Estado de México, Jalisco, Nuevo León y Sinaloa obliga a que el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, analice si es tiempo de decretar alerta temprana y no consecuencias futuras, consideró el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano (MC) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

El líder de esa bancada en la VII Legislatura, Armando López Campa, manifestó que su partido va a cabildear con las demás fuerzas políticas de la ALDF, para que el próximo miércoles el pleno apruebe la comparecencia del secretario de Salud local, Armando Ahued Ortega, no para ser criticado, sino para que ofrezca datos de la realidad, de cómo estamos en la Ciudad de México.

López Campa estimó que la presencia del secretario permitiría conocer los programas y acciones llevados a cabo para contener la propagación del virus, así como las tareas conjuntas con el gobierno federal para mitigar el incremento de casos; esto aun cuando se hizo público que se han aplicado 2 millones 668,260 vacunas contra el virus, lo que representa 92.4% de la meta planteada por la Secretaría de Salud local.

Sin embargo, se debe analizar si esta cantidad es suficiente para frenar el avance de la influenza, ya que, de acuerdo con reportes oficiales, la Ciudad de México se encuentra entre las entidades con mayor número de casos , afirmó.

López Campa, sin ofrecer la fuente, dijo que el abastecimiento del antiviral indicado denominado Oseltamivir ha empezado a escasear; esto cuando los gobiernos federal y capitalino siguen insistiendo en que dicho medicamento es de prescripción y se requiere una revisión, porque, además de ser caro, podría complicar la salud de quien lo consuma.