El Partido Revolucionario Institucional (PRI) manifestó a los pueblos indígenas de México su plena solidaridad y apoyo ante la peor sequía registrada en los últimos 70 años que ha azotado a vastas regiones del país.

Durante una reunión de trabajo de los secretarios de Acción Indígena de los Comités Directivos Estatales priista, se precisó que este fenómeno no sólo afecta la producción de granos y la ganadería sino también lastima en extremo a las comunidades indígenas, que son las más pobres de la nación.

Presidida por la secretaria de Acción Indígena, Narcedalia Ramírez Pineda, los asistentes asumieron el compromiso de apoyar las causas que impulsen la histórica aspiración de los pueblos originarios de acceder a la justicia y a las oportunidades para su desarrollo integral.

Indicaron que es la única manera de frenar la vulnerabilidad recurrente por los cambios climáticos, pero sobre todo de propiciar los modificaciones y reformas estructurales que se requieren para que los más de 10 millones de mexicanos salgan de la pobreza y eleven sus condiciones de vida.

Ello a partir de sus profundos valores ancestrales, asegurarles un futuro más equitativo, justiciero y digno, precisó el partido tricolor a través de un comunicado.

Los miembros del sector indígena priista consideraron que la sequía está generando una importante pérdida de la agricultura y ganadería, pero lo más grave es la vulnerabilidad en la que se encuentran los pueblos indígenas residentes de las afectadas, quienes han debido enfrentar sólos la emergencia.

Consideraron que la falta extrema de agua ha desnudado las profundas desigualdades que hay entre los pueblos indígenas y el resto de la sociedad, lo que ha colocado a millones en una condición extrema.

MIF