El Partido Acción Nacional (PAN) anunció que no será cómplice en avalar un Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 de más de 6 billones de pesos en lo “oscurito”, por lo que buscarán impugnar la sesión que se realiza en una sede alterna.

El dirigente nacional de ese partido, Marko Cortés Mendoza, manifestó en rueda de prensa que es inaceptable que la ciudadanía esté desinformada, pues se trata de recursos de todos los mexicanos, por ello deben ser escuchados.

Acompañado del coordinador de los diputados federales, Juan Carlos Romero Hicks, y alcaldes del PAN, quienes mostraron cartulinas con la leyenda “#MorenaNoCumple”, resaltó que el presupuesto debe ser etiquetado con reglas claras sin discrecionalidad y sin favoritismos.

“No podemos aprobar un presupuesto de la federación de más de 6 billones de pesos, a escondidas (...), dando la espalda a la gente, buscando sesionar a escondidas. Esto es inaceptable”, sentenció.

Marko Cortés externó su apoyo a las organizaciones campesinas que se manifiestan en San Lázaro, y llamó a crear un frente común por México, que incluya a todos los sectores de la sociedad, para defender un correcto manejo del presupuesto.

“Hacemos un llamado a todas las organizaciones de la sociedad a que hagamos un frente común por México, a todas las organizaciones, a todos los gremios, a todos los sindicatos, a todos los profesionistas, a todos los jóvenes, a todos los estudiantes (...)”, manifestó.

Sostuvo que los legisladores debieron escuchar a todos los sectores de la sociedad, no sólo al presidente Andrés Manuel López Obrador. Tampoco debieron permitir que se les exigiera la aprobación “sin mover una sola coma”, ni la presión a diputados de Morena, PT, PES y PVEM para firmar una carta y autorizarlo en sus términos.

Consideró que el presupuesto aleja la inversión y promueve la pérdida de empleo; debilita el sistema político y los contrapesos; y “mañosa y discrecionalmente” asigna muchos más recursos a los estados gobernados por Morena que al resto de los partidos.

Opinó que debió dar a conocer con antelación una convocatoria pública en la que se detallara el lugar y fecha para sesionar, pues no se pueden anular las facultades de la Cámara de Diputados como discutir y modificar el PEF 2020.

Por su parte, el diputado Juan Carlos Romero Hicks reiteró que no asistirán a la sede alterna a discutir y debatir el PEF, pero sí al dictamen que se aprobará en las comisiones, donde fijarán su postura en contra por la negativa a modificaciones.

Retó al diputado Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), a que proponga e incluya reglas de operación para evitar la entrega de recursos para programas sociales a discreción y evitar el clientelismo.

El diputado federal Elías Lixa, recordó que el PEF debió aprobarse desde el 15 de noviembre, como señala la ley; sin embargo, decidieron reanudar este jueves la sesión que estaba programada para el 6 de noviembre.

Expuso que analizarán los cauces legales para impugnar la sesión que se realiza este jueves en una sede alterna, en la cual se planea aprobar el PEF 2020.