En un sistema político como el mexicano en el que, en ausencia de de un bipartidismo de segundas vueltas, las alianzas ponen inmediatamente a un candidato en la contienda.

Que un estado logre 50% de las votaciones es tarea casi imposible de lograr, por ello es claro que cuando dos partidos fuertes se unen para derrocar a un sistema se vuelven competitivos, coinciden analistas políticos.

A pesar que victoria de la coalición PAN, PRD, PT y Convergencia debilitó la presencia del PRI y benefició en mayor parte a los partidos del sol azteca y al blanquiazul, dentro de las estructuras políticas unos actores se llevaron las palmas en cuanto a poder, impacto e influencia y otros simplemente se desdibujan del medio.

Por su parte el dirigente estatal del PAN, Octavio Germán Olivares afirmó que Acción Nacional pasará a gobernar de tres a más de 11.5 millones de mexicanos, en los estados que tuvieron votaciones. Dijo que, a pesar del uso indebido de los recursos públicos, el PRI no es infalible y puede perder, y advirtió: ¡Vamos ahora por el gobierno del estado en el 2011 y por el triunfo electoral en los comicios del 2012! .

Al respecto, los analistas coincidieron que una alianza en el Estado de México pondría en entredicho la victoria del tricolor en las elecciones presidenciales.

Según Rubén Aguilar, ex vocero presidencial de Vicente Fox Quezada, con la el triunfo de la coalición partidista en Oaxaca, Puebla y Durango, el artífice de esta alianza , el presidente Felipe Calderón Hinojosa, quedó con muchas piezas para jugar en la próxima elección presidencial del 2012. En cierto sentido, retoma la fuerza al interior de su partido .

El jefe capitalino, Marcelo Ebrard, se hizo presente en todos los estados e n los que las alianzas contendieron y jugó como todos los otros gobernadores, según Rubén Aguilar. La victoria de las coaliciones fortalece a su partido y a la izquierda en México; le da más poder político, y frente al electorado la hace ver como una alternativa prudente y abierta a dialogar con la derecha.

Del PAN se esperaba una falta de presencia, explica el politólogo Carlos Lugo Galera, académico de la Ibero: De no haberse aliado, no hubiera tenido éxito en ninguna de las elecciones . No obstante, Rubén Aguilar y Roy Campos coincidieron en que el triunfo le brinda una nueva posibilidad a Nava, de reelegirse nuevamente como Presidente del blanquiazul en diciembre.

La victoria de la Alianza PAN- PRD, PT y Convergencia en tres estados de la República coloca a Jesús Ortega, presidente nacional del PRD, con fuerza dentro de ese instituto político que dirige, pues fue uno de los principales impulsores de las coaliciones para derrocar al PRI, a pesar de la inconformidad de diversos perredistas, expresa analista José Antonio Crespo Mendoza.

El coordinador nacional del Diálogo para la Reconstrucción de México, Manuel Camacho Solís, uno de los artífices de las coaliciones, según el analista José Antonio Crespo Mendoza. Desde el inicio de los planes, apostó por el éxito de su estrategia y tras las elecciones éstas dieron resultados lo que les brinda influencia dentro de sus organismos políticos.

Su análisis y pronóstico auguraba el fracaso de las alianzas. Rubén Aguilar expone que es causante de que otras uniones partidistas hubieran triunfado, al haber impedido que se realizaran. Al equivocarse, se debilita su liderazgo político dentro del partido y disminuye la fuerza de su grupo. Por su parte, Crespo expresa que ha perdido la posibilidad de retomar el poder del PRD.

Uno de los actores políticos que en el 2006 auguraban un fracaso total de las alianzas, dice el analista político Roy Campos. Hace seis años era el actor principal en la política mexicana y su disputa se enfocaba directamente con López Obrador, de alguna manera, el analista explica que su augurio quedó descalificado, lo que lo desdibuja en presencia política.

Ulises Ruiz, gobernador de Oaxaca, aceptó la derrota de su partido el PRI que abanderó junto con el PVEM a Eviel Pérez en las elecciones del pasado domingo 4 de julio, contra Gabino Cué, candidato por la Alianza del PAN, PRD, PT y Convergencia. Los analistas consultados coinciden que en este caso la ciudadanía anhelaba la alternancia en esta entidad federativa.

La figura del priísta Mario Marín quedó debilitada tras la derrota de su partido en Puebla. Con la presencia y victoria de la Alianza Opositora, quedó al descubierto el cansancio de mexicanos, y que pueden deshacerse de gobernadores, de esta calaña a través de de los candidatos de la alianza , sostuvo Rubén Aguilar, exvocero presidencial de Vicente Fox Quezada.

A pesar de que el PRI mantiene nueve gubernaturas, le resultó un golpe fuerte perder las de Oaxaca y Puebla, claves muy evidentes para las elecciones del 2012, sobre todo porque representan estados con más de 10 millones de electores , lo que pone en entredicho el impacto y victoria del candidato virtual del tricolor rumbo a las elecciones presidenciales, explicó Lugo Galera.