Baja California transitará al color rojo del semáforo epidemiológico Covid-19 debido a que los contagios, casos activos y la saturación en los hospitales, muestra una peligrosa tendencia al alza.

Además, ante la coincidencia en esta temporada de invierno, con la pandemia y la influenza estacional, las autoridades prevén que diciembre y enero sean los meses más críticos. En los hospitales, algunos medicamentos utilizados en pacientes en estado grave han comenzado a escasear.

En un mes, casi se duplica ocupación hospitalaria

De acuerdo con información del gobierno del estado, hasta el 3 de diciembre pasado, la ocupación hospitalaria promedio en el estado se ubicó en 62.19 por ciento. Un mes antes ese indicador era de 33.43%, lo que quiere decir que, en 30 días prácticamente se duplicó.

El secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, detalló que, hasta el jueves pasado, había 388 camas disponibles y 105 ventiladores.

Ese día había 326 pacientes hospitalizados, de los cuales 166 estaban intubados, lo cual es 78.49% más que los 93 que se tenían el 2 de noviembre pasado.

En instalaciones de la Secretaría de Salud en el estado, el jueves pasado, la ocupación era de 59.24 por ciento.

Sin embargo, el Hospital General de Tijuana estaba a 80.95% de ocupación y el de Ensenada a 57.69 por ciento.

Había 103 pacientes con ventilador y quedaban 86 ventiladores disponibles en esas instalaciones.

En tanto, en los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la ocupación promedio era de 65.14%, aunque el Hospital General Regional 1 estaba a 70.43% de su capacidad y el General de Zona 8 a 71.74 por ciento.

Hasta el jueves pasado, en hospitales del IMSS, había 77 pacientes intubados y sólo estaban disponibles 30 ventiladores.

Hay más de 900 casos activos

Pérez Rico comentó que, a partir del 21 de noviembre, se registró un crecimiento exponencial en el número de casos activos. El jueves pasado, Mexicali tenía 396, seguido por Tijuana con 269, Ensenada 155, Tecate 38, Rosarito 24, San Quintín 22 y San Felipe 13, para un total de 917 en el estado.

En cuanto a incidencia por cada 100,000 habitantes, Mexicali tiene 37.91, Tecate 32.47, Ensenada 32.17, Rosarito 30.26 y Tijuana 14.75.

Entre el 2 de noviembre y el 2 de diciembre, en Baja California hubo 2,575 casos positivos, que representaron 2.02% del total nacional. Hace tres semanas el aporte del estado era de 1.5 por ciento.

En el mismo periodo, en esa entidad del noroeste del país fallecieron 432 personas con lo que se ubicó en la octava donde más personas perdieron la vida por esa causa.

Hasta el 3 de diciembre pasado, en Baja California se habían registrado 26,347 casos confirmados de los cuales 11,521 en Mexicali, 8,556 en Tijuana, 3,659 en Ensenada, 867 en Tecate, 479 en Rosarito y 356 en San Felipe.

Los resultados globales hasta esa fecha, en todo el estado era de 4,326 defunciones, de los cuales 1845 ocurrieron en Tijuana y 1,798 en Mexicali, que son las demarcaciones territoriales más afectadas.

De los 26,347 fallecimientos, 56.32% ocurrieron en hospitales del IMSS (que es la institución que, por mucho, atiende a más pacientes) y 35.9% de la Secretaría de Salud. En los hospitales privados han ocurrido 0.72% de las defunciones. Los restantes en otros nosocomios.

Si se analizan los reportes diarios de pacientes que fallecieron por Covid, se observa que en los últimos siete días se registró un incremento, aunque no a los niveles de mayo

Repunta número de intubados y escasean sedantes

Las gráficas que representan la información de personas intubadas por día, entre el 5 de abril y el 2 de diciembre pasado exponen que, en mayo y junio se incrementó, luego bajó y, durante en las últimas cuatro semanas, se nota una clara tendencia creciente y ya se alcanzaron los niveles de cuando se tuvieron los registros más altos.

En ese sentido el secretario de salud estatal hizo un llamado a los proveedores de sedantes para que surtan a los hospitales del estado.

Particularmente están escaseando rocuronio, miracuronio, cisatracurio, relajantes musculares, propofolc, dexmedetomidina, midazolam, entre otros.

“Si alguien de ustedes tiene medicamento, ocupamos como 10,000 ampolletas por semana”, dijo.

Lo que ocurre es que son fármacos que se utilizan para sedar a los pacientes y mantenerlos intubados.

Según el funcionario, se requieren alrededor de 30 ámpulas por paciente al día.

Por otra parte, actualmente de cada 10 pruebas que se hacen en el estado siete salen positivos.

Ante el panorama antes descrito, y según el secretario de Salud, al pasar al color rojo del semáforo epidemiológico. "Se van a disminuir la movilidad y habrá cierres precautorios para actividades no esenciales”.

De acuerdo con el gobierno federal, desde el lunes 7 de diciembre y hasta este domingo 13 de diciembre, Baja California estará en semáforo rojo aquella esquina de México. 

diego.badillo@eleconomista.mx

kg