La salida de Irma Eréndira Sandoval de la Secretaría de la Función Pública (SFP) no debería causar extrañeza, ya que es evidente que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca reposicionar sus piezas para poder diseñar una estrategia de cara al fin de su mandato y a la sucesión de 2024, principalmente, en aquellos temas que son prioritarios para el mandatario, coincidieron expertos.

El presidente anunció ayer que Sandoval, quien regresará a ocupar su plaza de académica en la UNAM, sería relevada como titular de la SFP por Roberto Salcedo, quien se desempeñaba como subsecretario de Fiscalización y Combate a la Corrupción en la misma dependencia, bajo el argumento de que se alistan nuevas reformas administrativas para profundizar más en el combate a la corrupción.

Para Fernando Nieto Morales, académico del Colegio de México (Colmex), dicho cambio quizá podría significar una reorientación de la imagen de la SFP.

El experto en transparencia, explicó que no será fácil obtener mayores resultados con el sólo hecho de cambiar al titular de esta dependencia ya que, en términos de resultados de política pública, falta observar si el nuevo secretario buscará mantener la línea actual con la que se ha manejado la SFP o si, en dado caso, realizará cambios importantes en términos de la estructura de la dependencia federal.

No obstante, dijo, “también se podría pensar que los cambios responden a un ejercicio muy normal del sistema político de México, en el cual  después de la mitad del sexenio comienzan a haber cambios, pues ciertamente en una agenda (el combate a la corrupción) que le es muy importante al presidente”.

Ideas nuevas

El politólogo destacó que la gestión de Sandoval fue de “pocos resultados y ciertamente muy mediatizada”.  

“Francamente han sido tres años de pocos resultados, de políticas poco efectivas y pocas ideas nuevas, pues mucho de los que presumía la secretaria ya se venía haciendo en gobiernos pasados, mientras que otras cosas que ha destacado no han funcionado, con otras que llegaron a ser francamente engañosas, como lo es el índice de percepción de la corrupción”, dijo.

Por su parte, Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, expresó que con dicho cambio, el presidente manda una señal de continuidad al nombrar a Salcedo, ya que es considerado como un hombre con larga trayectoria en la Función Pública.

“Por el tono frío del presidente en este cambio de gabinete, la instrucción parece ser menos ruido, más nueces (...) Lo relevante es que el presidente está ajustando su equipo de cara al fin de su mandato y a la sucesión de 2024”, enfatizó.

  Bohórquez destacó que el presidente López Obrador ha sido muy claro en señalar que “las turbinas” del control de la corrupción son el SAT, la UIF y la FGR, por lo que se aprecia que la SFP perdió en la transición de la conducción de las contrataciones públicas, que son tarea ahora en Hacienda, y se le mantuvo en funciones de control interno.

“Algo muy incómodo para la SFP es que un número significativo de las multas y sanciones impuestas han sido revocadas por instancias revisoras o autoridades administrativas y judiciales”, describió.

En tanto, Jorge Alberto Alatorre Flores, presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, destacó que Roberto Salcedo llega como una persona que tiene una gran trayectoria en la Administración Pública.

El también experto en administración pública coincidió que no debe causar extrañeza este tipo de cambios a mitad de sexenio ya que generalmente tras las elecciones, los gobernantes tienden a reposicionar sus piezas para poder diseñar una estrategia de cierre de su mandato.

Oposición celebra cambio

Con más pena que gloria se va Irma Eréndira Sandoval de la Secretaría de la Función Pública (SFP), y es que contrario a realizar su tarea de combatir la corrupción solapó casos que aún siguen impunes, aseguró la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez Ruiz.

“Casos como los de Manuel Bartlett, Ana Gabriela Guevara o la entrega de contratos millonarios a familiares y amigos de funcionarios federales han quedado sin castigo alguno, sin ninguna sanción”, señaló.

Gálvez Ruiz aclaró que a pesar de la transparencia fue una de las principales promesas de este gobierno, existe total opacidad en la actual administración, ya que cerca del 80% de los contratos que se han asignado, han sido por invitación restringida o asignación directa.

En tanto que la coordinadora del PRD en la Cámara de Diputado, Verónica Juárez, llamó a que se inicie una indagatoria contra Eréndira Sandoval debido a que consideró que la exfuncionaria no cumplió con sus obligaciones.

A su vez, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), celebró el nombramiento de Roberto Salcedo como nuevo titular de la SFP.

Quién es Roberto Salcedo, nuevo titular de la Función Pública

Su trayectoria como servidor público es vasta, pero prácticamente es nula su trayectoria política.

Tiene 78 años y es licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM.

Ejerció cargos importantes en la Administración Pública Federal y Estatal durante los gobiernos de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León.

Hay quienes lo ubican como gente cercana a Manuel Camacho Solís fallecido en el 2015 y quien fuera jefe del Departamento del Distrito Federal (DDF) entre 1988 y 1993 y secretario de Relaciones Exteriores.

Formó parte de la Comisión Negociadora para la Paz en Chiapas del gobierno federal, ante el alzamiento en armas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en aquel estado.

Antes, se desempeñó también como Oficial Mayor de la extinta Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue), de la que fue titular Camacho Solís de febrero de 1986 a agosto de 1988.

Entre 1996 y 1998 fue director de Asistencia Técnica y Crédito de Banobras, y subsecretario de Desarrollo Urbano de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) los siguientes dos años.

Del 2000 y hasta el inicio del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, fungió como auditor especial de Desempeño en la Auditoría Superior de la Federación.

Hasta ayer se desempeñaba como subsecretario de Fiscalización y Combate a la Corrupción de la SFP. (Rolando Ramos)

maritza.perez@eleconomista.mx