A unos días de culminado el mandato constitucional de los ministros Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, los jueces constitucionales determinaron que el procedimiento por el que el Senado los elige no puede ser impugnado.

Esta resolución quedó asentada luego de que la Segunda Sala resolviera una impugnación por los hermanos Davina Guadalupe, Ana María y Eduardo Ponce Martínez, ex funcionarios de la Procuraduría General de la república (PGR), quienes se habrían inconformado con el proceso por el que se designó a Eduardo Medina Mora como ministro de la Corte Suprema.

El ministro encargado del proyecto de sentencia, Fernando Franco, consideró que no se puede proceder en contra de decisiones del Senado, al ser soberanas.

Por votación unánime con el impedimento de Medina Mora- los ministros desecharon el amparo por considerarlo improcedente, confirmando así la sentencia del juez número 12 de Distrito en Materia Administrativa, quien había resuelto la no procedencia del amparo.

Este asunto toma fuerza, toda vez que en el Senado de la República se lleva a cabo el proceso de selección de dos ministros, quienes ocuparán los cargos que Silva y Sánchez Cordero dejarán a partir del 30 de noviembre.

Con esta resolución, pese a que el Ejecutivo federal nombre a ternas con las que la ciudadanía no esté de acuerdo y alguno de los candidatos sea electo por el Senado de la República, no habrá manera de impugnar o echar atrás la decisión de los integrantes de la Cámara Alta.

Para elegir a ministros

Proponen que SCJN tenga independencia

El legislador federal perredista Alejandro Ojeda Anguiano propuso dotar de plena independencia a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para designar a sus ministros.

Al promover una iniciativa que se turnó a la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, el vicepresidente del órgano legislativo consideró que la partidización o la politización en la designación de los magistrados denigra al máximo tribunal.

Comentó que de concretarse la propuesta que impulsa, los nuevos ministros del máximo órgano judicial saldrían de una terna que propondría el pleno de la Suprema Corte de Justicia y pondría a consideración del Senado, en aras de la independencia de la misma.

La terna se integraría con las propuestas de candidatos que surjan de la judicatura y de universidades autónomas, quienes serían examinados por el pleno en los rubros de derechos humanos y constitucional. (Notimex)

[email protected]