El presidente Enrique Peña Nieto canceló su viaje a Washington, previsto para el próximo día 31, donde habría de sostener un encuentro pactado con Donald Trump, su homólogo estadounidense.

Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo partes con el @POTUS’’, escribió en su cuenta de Twitter al filo de las 11 de la mañana.

En un segundo mensaje a través de dicha red social, el titular del Ejecutivo federal reiteró la voluntad del gobierno de México de trabajar con su contraparte de Estados Unidos, a fin de lograr acuerdos en favor de ambas naciones’’.

Así respondió Peña Nieto a las amenazas lanzadas por Trump tres horas antes, también vía Twitter, en el sentido de que si México no quiere pagar por el muro fronterizo que, desde su punto de vista y como ha insistido desde cuando era candidato, es necesario para frenar la migración ilegal, sería mejor cancelar la próxima reunión , agendada con el presidente mexicano para la siguiente semana.

El pasado miércoles por la noche, y luego de que ese mismo día Trump firmó dos órdenes ejecutivas relacionadas con México para implementar medidas migratorias y extender el muro fronterizo, el presidente de la República dejó claro, una vez más, que México no pagará por el muro y exigió respeto al magnate.

México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro’’, expresó en un videomensaje de tres minutos que transmitió vía Twitter y replicó la televisión abierta.

Desde Washington, el canciller Luis Videgaray declaró que el gobierno mexicano pedía respeto y ofrecía respeto en su relación con Estados Unidos y que esperaba que las diferencias profundas con el gobierno de Trump pudieran ser superadas.

En conferencia de prensa en la embajada de México en Washington, el titular de Relaciones Exteriores indicó que aun cuando el gobierno está abierto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no aceptará condiciones como pagar por un muro.

Hay cosas que no son negociables. El hecho de que México pague por un muro no es negociable. Los ciudadanos no le exigen a su vecino que pague por el muro de su casa .

Acompañado por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y por el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, Carlos Sada, Videgaray insistió que su presencia en Washington fue para poner en marcha un diálogo constructivo, respetuoso y basado en principios claros.

Estas reuniones tuvieron como propósito iniciar una conversación; definir mecánicas, tiempo; empezar a delinear cuál será la forma de trabajo; fueron conversaciones de carácter preliminar, no son todavía negociaciones , precisó.

Dijo que en su reunión con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Michael Flynt, quedó de manifiesto la voluntad recíproca de seguir trabajando y de revisar cómo estamos trabajando para imprimirle mayor eficacia el trabajo conjunto en contra de las amenazas que compartimos .

Vemos que hay un gran interés de establecer contactos muy pronto con las agencias relevantes del gobierno mexicano y nuestra labor como Cancillería es precisamente establecer los primeros contactos y asegurar que haya un diálogo fluido , refirió.

El funcionario reiteró la valoración del gobierno mexicano en el sentido de que, pese a todo, existe una oportunidad muy importante de profundizar la colaboración en materia de crimen organizado y prevención del terrorismo.

Por la mañana, en México, la subsecretaria de la Secretaría de Hacienda, Vanessa Rubio, mantuvo la posición de que el país no pagará el muro.

Que se pretenda que México vaya a pagar ese muro es un planteamiento absurdo , expuso en conferencia de prensa.

Aseguró que México seguirá defendiendo su soberanía con determinación y decisión, porque la soberanía de México no está en discusión .

Indicó que se deben buscar negociaciones para solicitar de mejor manera la posible deportación masiva de los mexicanos que se encuentran viviendo en Estados Unidos.

Agregó que, los migrantes mexicanos contarán con el apoyo u orientación de los 50 cónsules que se encuentren en el país vecino para defender y proteger sus derechos.

Detalló que en los últimos ocho años se han apoyado a casi 3 millones de mexicanos, lo que ha implicado diversos retos.

Comentó que, junto con la Secretaría de Educación Pública se están desarrollando diferentes programas para la integración de este sector. (Con información de Notimex)