El gasto público del gobierno federal es deficiente para promover una sociedad más equitativa y presenta un importante componente de discrecionalidad, reveló el Informe de Desarrollo Humano México 2011 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con sede en México. El informe detalló que las transferencias públicas, las cuales incrementan el ingreso disponible de las personas, muestran dificultades para llegar a 20% de la población con menores ingresos. México gastó cada año cuatro veces más en subsidiar el combustible que en todos los programas para combatir la pobreza.

Por otro lado, las transferencias del ramo 33 respecto del gasto público en las entidades federativas han paralizado el crecimiento de los ingresos propios de los estados y municipios durante los 10 años de la creación de este instrumento de financiación de las haciendas locales.

El texto alerta sobre el marco institucional para el diseño, el seguimiento y la revisión del gasto público, pues no evita que su asignación contenga un alto componente de discrecionalidad, lo que promueve que el gasto total per cápita ejercido en las entidades federativas se concentre en los municipios con menos carencias y no en donde los criterios de equidad lo recomendarían.

Si bien el gasto gubernamental es capaz de ampliar el conjunto de oportunidades de vida para los individuos, resulta un gran derroche si no genera un valor adicional como la calidad educativa, efectividad de servicios de salud o no favorecen a los grupos de mayor desventaja social, explica el documento.

Mientras el gasto federal en educación se dirige a los más pobres por ingreso, el de salud y las transferencias se concentran en los más ricos. Por otro lado, si en lugar de medir la equidad de gasto a través del ingreso se hace mediante el Índice de Desarrollo Humano, se demuestra que el gasto educativo ya no es progresivo, mientras que el de salud y de transferencias resultan menos regresivos. En ambos casos, la distribución del denominado gasto federal en desarrollo humano promueve la desigualdad en vez de corregirla .

GASTO DESCENTRALIZADO

En el 2005 se registró que dentro del gasto federal descentralizado del Ramo 28 -es decir el de participaciones- favoreció a las entidades federativas con mayores ingresos y con mayores niveles de desarrollo humano, mientras que el Ramo 33, de aportaciones, se dirigió a las de menores recursos y desarrollo. Ello quiere decir que el gasto federal descentralizado total de los estados de la República ha progresado de una manera muy limitada .

Aproximadamente la mitad de las entidades tienen asignaciones de gasto entre sus municipios de carácter regresivo, por lo que no se contribuye a las reducción de desigualdad existente.

BENEFICIAN A LOS MÁS RICOS

El PNUD, a través de este reporte, cuestiona la decisión de la Cámara de Diputados por aprobar un esquema de transferencias gubernamentales que otorga 40.3% de esos recursos a 20% de la población más rica, siendo que 81.7% de los mexicanos se encuentra en situación de pobreza.

También critica el hecho de que la mayoría de los mexicanos que no pertenece a una empresa paraestatal altamente subsidiada presione a los legisladores para que los trabajadores de dicha corporación reciban más de 17,500 pesos mensuales de apoyo gubernamental a su pensión; mientras que los adultos mayores en zonas rurales reciben 175 pesos en ese rubro.

El reporte de Naciones Unidas sostiene que las metas a alcanzar deben estar dirigidas a focalizar los subsidios y universalizar la seguridad social a través de la eliminación de sistemas de privilegios y homogeneizar los beneficios en los sistemas de pensiones.

OSCURO PANORAMA PARA MÉXICO SEGÚN EL PNUD

SALUD

El país, según el reporte, carece de un sistema universal de atención a las salud, pues el gasto público por beneficiario es 50% mayor para la población asegurada, que para la no asegurada.

EDUCACIÓN

Aunque la SEP ha logrado una cobertura casi universal de educación primaria, las estadísticas disminuyen hacia el final de la educación básica y en contraste con otras naciones, la cobertura de quienes cursan el nivel medio y superior es relativamente baja. Y la proporción de los recursos que se destinan a otros insumos resulta limitado.

APOYOS AL INGRESO

El análisis elaborado por el PNUD, muestra que México respecto de los subsidios agrícolas de Procampo, apoya a los grandes productores; sin embargo, la distribución es ligeramente progresiva si se analiza a través del IDH de los hogares.

Mientras que la distribución de pensiones del IMSS e ISSSTE se encuentra sesgada hacia las personas con mayores ingresos.

[email protected]