A año y medio de haber comenzado con la migración a la televisión digital, el gobierno no ha definido con claridad una política de reciclaje de los televisores que quedarán en desuso cuando el apagón analógico sea completado el 31 de diciembre de este año.

Las dependencias federales involucradas de alguna manera en la transición a la televisión digital terrestre (TDT) sólo han anunciado bosquejos de sus planes, pero nada en concreto para reciclar o remanufacturar los televisores que dejarán de ser aptos para la TV digital en pocos meses.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) es el encargado de decretar el inicio de las transmisiones de televisión digital en las ciudades o regiones que ya se encuentren preparadas para ello. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) lleva casi un año entregando televisores digitales a las familias de escasos recursos y recomienda al IFT dónde puede ya bajar el switch de la televisión analógica y encender las señales digitales.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es la encargada de definir un plan para el retiro, reciclaje, recuperación y reúso de los televisores analógicos o de algunos de sus componentes.

Ninguna de estas tres dependencias directamente involucradas tiene planes para el reciclaje de los televisores analógicos.

En llamadas telefónicas, funcionarios del IFT y la SCT desconocieron si estas dependencias cuentan con lineamientos al respecto. En ambos casos, recomendaron preguntar en la Semarnat.

En la Semarnat, la recomendación fue preguntar por la bióloga y coordinadora de asesores, Edda Fernández; en su oficina, redirigieron a este medio con otros funcionarios, los cuales no estuvieron disponibles para entrevista. Antes, los asistentes de Cuauhtémoc Ochoa Fernández, subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la Semarnat, desconocieron cualquier plan sobre los televisores analógicos y remitieron las dudas con Edda Fernández.

A mediados de diciembre del 2014, Cuauhtémoc Ochoa Fernández dijo en Tamaulipas, al respecto del apagón analógico, que la Semarnat ya se encontraba en el diseño de un mecanismo de recolección de los televisores que quedarán en desuso.

Ochoa Fernández argumentó entonces que la Semarnat pudiera lanzar una licitación para las empresas interesadas en acopiar los equipos y adentrarlos en su proceso de reciclamiento.

Casi un mes después, las declaraciones del funcionario en Tamaulipas parecieran haberse quedado en el discurso. El Economista buscó una segunda vez al subsecretario para saber más del tema, pero en su oficina no hubo más respuesta.

TV digital por mandato constitucional

El gobierno de México tiene hasta el 31 de diciembre del 2015 para encender las señales de la televisión digital en todo el país y de manera escalonada desde el 2013 en distintas regiones, comenzando por el norte de la República.

Para no dejar desconectados a los hogares de escasos recursos, la SCT se planteó el reto de entregar cerca de 13.8 millones de televisores digitales en todo el territorio nacional.

En la región del centro, que comprende al Valle de México y los estados de Puebla, Morelos e Hidalgo la entrega de estos equipos comienza en enero del 2015 y se prevé que en el Distrito Federal se entreguen cerca de 800,000 de estos televisores.

Según con la consultora Telconomia, en México existen 31 millones 397,520 hogares. De ellos, 1 millón 610,495 no cuentan con un televisor y otros 14 millones 517,058 tele hogares sólo reciben señales de televisión en televisores analógicos.

Tomando como referencia los datos de Telconomia, cerca de 2.3 millones de familias deberán migrar solas a la televisión digital en todo el país.

También, al menos 14 millones 500,000 televisores suponen el parque de equipos que serán inapropiados para recibir señales de televisión digital, si no cuentan con un convertidor, una antena o si no están conectados a algún sistema de televisión restringida.

De acuerdo con Telconomia, en teoría serían poco más de 14 millones de televisores los que deberían entrar en un proceso de reciclaje en México.

Televisores analógicos por digitales

Formalmente, la SCT informó en diciembre del 2014 que hasta el cierre de ese año logró colocar cerca de 1 millón de televisores digitales entre los hogares más necesitados de 170 municipios de 15 estados del país.

La meta siguiente, es terminar marzo del 2015 con la entrega de un total de 2.5 millones de equipos, añadió entonces la dependencia en un comunicado.

También, con número oficiales de la SCT, el IFT y de la extinta Cofetel, el gobierno había entregado hasta diciembre del 2014, 391,000 televisores en Michoacán, cerca de 50,000 en Colima, 120,000 en la región noreste, entre Nuevo León y Tamaulipas, y 12,299 equipos más en la región de Tijuana, donde formalmente comenzó el proceso del apagón analógico en el 2013.

Esta semana, 12 municipios de Tamaulipas comenzarán a mirar la televisión en digital. En Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo, la SCT avaló el alcance del 91% de la penetración de la TV digital, suficiente para que el IFT decrete el inicio de las operaciones de estas señales.

El costo de reciclar los televisores analógicos

La SCT no ha informado el destino de los televisores analógicos que estaban en manos de las familias a las que han entregado los equipos digitales.

Expertos del sector han comentado que esta entrega de televisores muestra tintes electoreros, luego que este año nueve estados renovarán gubernaturas y 15 a sus congresos locales, y en varios de ellos continúa el programa de entregas.

En México, existe un potencial mercado de 24 millones de televisores y la salida de estos equipos de los anaqueles representa el 85% de las ventas del mercado de electrónica de consumo en el país, de acuerdo con estimaciones de LG Electronics México.

Debido a que la Semarnat o la SCT no han definido un plan de reciclaje de televisores analógicos, los costos de recuperar estos equipos varían entre una empresa y otra, así como en la manera en que pudieran reciclarse.

La bióloga Ana González de la Vega y encargada de las políticas de reciclaje de la empresa de reciclamiento Cycle Electronics México, sostuvo que procesar un televisor analógico tiene un costo que va de los 40 a 60 pesos por unidad, esto sin contar el transporte del aparato al centro de reciclaje.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en su plan de dotación de televisores digitales, no plantea un costo aproximado para el reciclaje de los analógicos.

Los televisores analógicos están construidos con tecnología de tubo de rayos catódicos (CRT, por sus siglas en ingles) y algunos de sus componentes contienen materiales tóxicos como plomo o cadmio, y retardantes de flama bromados, los cuales pueden dañar el medio ambiente si éstos no son acopiados y confinados adecuadamente , argumenta la SCT.

Al cambiar su televisor analógico por un televisor digital, las familias tendrán ahorros económicos anuales del orden de 1,638 millones de pesos y el gobierno federal dejará de erogar al año 3,276 millones de pesos por concepto de subsidios. Considerando un horizonte de vida útil de un televisor (10 años), nos lleva a ahorros que ascienden a más de 30,000 millones de pesos , añade la dependencia en su informe de 97 páginas y en que sólo menciona cuatro veces la palabra reciclaje .

No hay plan claro del gobierno para reciclar los televisores

A nivel local, estatal y federal no existe política pública clara para el reciclaje de equipos electrónicos.

La cuestión es que no existe una política pública en el reciclaje de los equipos electrónicos. Nos hemos acercado con las dependencias, así como otras empresas lo han hecho, pero no hay nada. Hay componentes que son dañinos, ya no para el medio ambiente, sino para las personas , dijo Ana de la Vega.

El contar con una política definida, animaría a las empresas del reciclaje a empujar sus esfuerzos y a redoblar sus inversiones.

En el proceso de reciclamiento, pueden aprovecharse las partes del plástico, aluminio, cobre, oro y otros componentes.

No se está contemplando el efecto de los desechos electrónicos en general. Seguramente estará en la mente de algunos políticos tomar esas televisiones y venderlos en algún lado, pero eso también tiene un costo, pero antes tienen que ver a quién se lo venden y quién se lo compra. Estos equipos necesitan un manejo especial, ya sea para su reciclamiento o remanufactura .

Ana de la Vega comentó que otro problema es el cambio de conciencia en el usuario para desprenderse de su televisor analógico, dado que éste desea ver un beneficio económico por su equipo.

El problema del reciclaje, dijo la bióloga, es que el usuario prefiere tener el equipo en su sala o en la azotea de su casa, porque para qué reciclarlo, si no obtendrá un beneficio económico, más que el de hacer un bien al ambiente .

nicolas.lucas@eleconomista.mx