El hartazgo a la corrupción y a los corruptos será uno de los factores que definirán los resultados de la elección el próximo 1 de julio, aseguró Darío Ramírez.

El director de Comunicación de la organización Mexicanos contra la Corrupción explicó que la percepción de corrupción ha aumentado en los últimos años y es ya el primer elemento de hartazgo de la sociedad, incluso por encima del problema de inseguridad pública. 

“El voto que se está fraguando alrededor de Andrés Manuel López Obrador tiene que ver mucho con el hartazgo pero es un voto anti-PRI, este voto es el que está colocando a esa fuerza política en tercer lugar y no es que Andrés Manuel esté haciendo bien las cosas, sino que ellos en los últimos cinco años han hecho las cosas mal en términos de corrupción y rendición de cuentas, evidentemente alentando la impunidad de una camarilla”. 

En ese sentido, recordó que los esfuerzos que emprendió esta administración para combatir la corrupción fueron insuficientes y aislados porque si bien gobernadores presuntamente corruptos fueron detenidos como Roberto Borge y Javier Duarte, otros más siguen prófugos como el exgobernador de Chihuahua, César Duarte.

“En otros países un caso puede tirar a un presidente o a un vicepresidente o lo mete a la cárcel, por ejemplo Francia, Perú, Guatemala. Aquí tememos una política y esa política está siendo juzgada muy severamente por el electorado mexicano”. 
Aseguró que hoy la sociedad mexicana ha cambiado, y ya no está dispuesta a tolerar a más gobernantes corruptos. 

Desde su perspectiva, la sociedad mexicana ha ido avanzando en términos de irse deshaciendo de paradigmas o de lastres que han dificultado el desarrollo como nación, “como aquella frase de que no importa que robe pero que salpique, que robe poquito, que responden a otro México, responden a un México monopartidista, antidemocrático, presidencialista y creo que lo que hemos avanzado es en rendición de cuentas, en transparencia”. 

Eso ha hecho que ya la sociedad está vociferando mucho más un disgusto por los abusos de poder, remarcó. 
Apuntó que si bien el combate a la corrupción toma tiempo para que se puedan ver los resultados, los mexicanos podrán darse cuenta de que se va en la dirección correcta cuando observen que la justicia no es inequitativa, que la justicia sirve para castigar a aquellos que se les dio la confianza de gobernar y que abusaron de esta confianza de la ciudadanía y acabaron robando, ver que el peso de la ley les cae por igual.

Falta profundidad en las propuestas de los candidatos

El vocero de Mexicanos contra la Corrupción señaló que hasta ahora los candidatos a la Presidencia de la República han abordado el combate a la corrupción de manera insuficiente y superficial, y gran parte de sus propuestas muestran que no conocen de lo que hablan. 

No están hablando desde el México enojado —añadió—, estamos viendo, no están hablando de ese México que ha sufrido la corrupción porque recordemos que 33% de los ingresos de las familias más pobres se van a pagar actos de corrupción principalmente para proveerse de servicios. 

En ese sentido, indicó que hasta hoy es sumamente insatisfactoria la aproximación que están haciendo de un combate frontal hacia ese flagelo, pues dijo, no basta con decir que van a acabar con la corrupción o que su gobierno será de cero tolerancia a la corrupción. 

En su opinión, esos son temas que deben discutirse a fondo para  alejarse de los dichos fáciles y tener una posición clara ante el Sistema Nacional Anticorrupción.
abr