Diego Cruz Alonso y Enrique Capitaine Marín, dos de los cuatro jóvenes acusados de violar a una de sus compañeras de escuela en Veracruz, abandonaron el país a pesar de ser sujetos de investigación por parte de la fiscalía estatal.

El primero viajó a Madrid, España, mientras que Enrique Capitaine huyó a Texas, Estados Unidos.

El hecho de nacer en una familia influyente tiene sus ventajas: buenos autos, acceso a una buena educación y la capacidad de huir de sus crímenes , dijo el medio digital The Woodlands Monocle.

Cabe destacar que el mes pasado se difundió a través de las redes sociales una carta del señor Javier Arturo Hernández Flores, en la que acusó a los jóvenes estudiantes del Instituto Rougier: Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodríguez Acosta, de ser responsables de la violación tumultuaria en contra de su hija, Daphne. Incluso, el padre reveló videos donde los jóvenes aceptan haber cometido la violación y piden perdón.

Este grupo de jóvenes, conocidos como los Porkys son hijos de familias ricas e influyentes de México. Debido a sus lazos familiares, una ráfaga de corrupción ha plagado el caso , dijo el Monocle.

La cadena norteamericana CBS News aseguró que Enrique Capitaine Marín y su padre Felipe Capitaine, exalcalde de Nautla, Veracruz, huyeron a Houston para evitar que el joven fuera detenido en México.

Se supo que en el caso de Diego Cruz Alonso, huyó a Madrid el 28 de marzo,en el vuelo AMX021 de Aeroméxico.

La Fiscalía de Veracruz tiene abierta una averiguación previa en contra de los cuatro jóvenes por presuntamente haber violado en mayo del 2015 a la joven Daphne en la residencia de uno de ellos.

jmonroy@eleconomista.com.mx