Untitled Document

El presidente Felipe Calderón presentó en el VI Informe de Gobierno un cuadro estadístico que detalla el incremento de la pobreza alimentaria, de capacidades y patrimonial durante el sexenio.

Del 2006 al 2010 (año de las últimas estadísticas de medición de la pobreza en el país) se incrementó el número de pobres en México, pese a que el objetivo del Mandatario fue reducir significativamente el número de mexicanos en condiciones de pobreza con políticas públicas que superen un enfoque asistencialista .

El cuadro Evolución de la pobreza alimentaria, de capacidades y de patrimonio , que el Ejecutivo muestra en el Anexo Estadístico del Informe, refiere que en el 2006 había 2 millones 876,445 hogares en pobreza alimentaria y 14 millones 742,740 personas en estas condiciones, pero en el 2010 incrementó significativamente la cifra al llegar a 4 millones 294,642 hogares y 21 millones 204,441 personas en estas circunstancias.

La pobreza alimentaria se define como la incapacidad para obtener una canasta básica, aun si se hiciera uso de todo el ingreso disponible en el hogar para su compra.

Por otro lado, la pobreza patrimonial pasó de 9 millones 588,000 hogares en el 2006 a 12 millones 691,563 en el 2010 y de 45 millones 502,304 personas en el 2006 a 57 millones 707,660 en el 2010.

Dicho tipo de pobreza se define como la insuficiencia del ingreso disponible para adquirir la canasta alimentaria, así como realizar los gastos en salud, vestido, vivienda, transporte y educación.

Por último, la pobreza de capacidades, definida como la insuficiencia del ingreso para adquirir la canasta básica y efectuar gastos en salud y educación, creció de 4 millones 354,355 hogares y 22 millones 072,988 personas hace seis años a 6 millones 190,592 hogares y 30 millones 29,507 personas en esta condición.

El cuadro estadístico define que durante el sexenio del priísta Ernesto Zedillo se registraron los peores niveles de pobreza en las tres dimensiones antes mencionadas.

De acuerdo con el VI y último Informe de Gobierno, el presupuesto aprobado para programas y acciones enfocadas a la superación de la pobreza sumó 317,076.8 millones de pesos en el 2012, cifras mayores en 8.9% en términos reales, a los 281,249.4 millones de pesos erogados en el 2011.

Por tipo de estrategia, 48.1% del total erogado correspondió a programas para desarrollar las capacidades básicas; 38.4% a los programas dirigidos al desarrollo regional; 8% a los destinados a la atención de los grupos sociales vulnerables, y 5.5% a los programas para el desarrollo urbano , concreta.

Además, expone que 77.8% de los gastos contra el flagelo correspondieron a la Federación, 17.8% a los gobiernos municipales y 4.4% a los estatales.

tania.rosas@eleconomista.mx