Especialistas en temas de seguridad señalaron que una ola de violencia ha ido en aumento en la Ciudad de México —a pesar de la reacción de elementos policiacos—, generada principalmente por una lucha de grupos delictivos por el territorio, como las delegaciones Cuauhtémoc, Iztapalapa y Tláhuac.

El politólogo de El Colegio de México (Colmex), Rogelio Hernández Rodríguez, indicó que en el 2012 y en años posteriores se habían registrado bajos índices de inseguridad en la capital del país. Sin embargo, al arranque del 2016 se observó la presencia de grupos criminales provenientes de otros estados, como Jalisco y Guerrero.

“(Desde hace dos años) empezamos a ver hechos raros, ejecuciones afuera de bares en la Condesa; lugares en colonias prestigiadas que eran usados como bodegas y sería absurdo ponernos a discutir si son cárteles o no. Estamos viendo una guerra en las calles y esa guerra la está librando el crimen organizado contra narcomenudistas”, dijo el experto.

Cabe mencionar que el pasado 17 de junio se hallaron dos cuerpos en la colonia Nonoalco-Tlatelolco, delegación Cuauhtémoc. La Procuraduría capitalina identificó a las víctimas y retiró una manta colgada con un mensaje de un grupo criminal; eso no es la primera vez que sucede en el año.

Dos días después, la misma dependencia informó que fueron puestos a disposición de la autoridad 25 detenidos tras hechos violentos ocurridos en los límites de la delegación Iztapalapa y Tláhuac, en donde resultaron muertas cuatro personas y una más fue herida.

Antes de dejar el gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera declaró, en diversas ocasiones, que no había cárteles del narcotráfico en las 16 delegaciones, sino grupos de narcomenudistas, luego de la detención de Felipe de Jesús, el Ojos, exlíder del grupo criminal del cártel de Tláhuac.

De acuerdo con estadísticas de la Procuraduría capitalina, en el mes de mayo se registraron 101 homicidios dolosos; es decir, 3.3 por día, mientras que en el 2016 fueron 81 crímenes; en lesiones dolosas por disparo de arma de fuego, en mayo del 2018 fueron 143 expedientes y en el 2016 llegó la cifra a 96, en el mismo mes.

El especialista en temas de seguridad del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Gustavo López Montiel, expuso que en la capital se ha hecho sentir de manera distinta el crimen, ya sea por el control de territorio o de comercio, y los hechos violentos de los últimos días han sido más evidentes.

“A pesar de que vemos una reacción de la policía casi inmediata, comienzan a mostrarse formas de reacción de grupos criminales ante su propia lucha y eso ha llevado a que ya desde hace varios años se encuentren decapitados, mantas e incluso cuerpos; hoy por la propia confrontación entre los grupos eso ha sido más evidente para escalar o amedrentar”, mencionó.

Zona de distribución

López Montiel formuló que hay grupos delictivos originarios de la ciudad que están asociados con el crimen organizado fundamentalmente por la distribución de drogas y mercancías que funcionan como empresas, que sirven en un periodo definido, para brindar seguridad, contabilidad o puntos de distribución. “Han generado franquicias en la Ciudad de México y venden al cártel de Jalisco Nueva Generación; son grupos de la ciudad y se controlan desde la ciudad”, indicó.

El experto de El Colegio de México indicó que la capital no es un punto de fabricación de drogas, sino “una zona de distribución”. En ello coincidió el especialista del ITESM: “hay un comercio local y lo convierte en un gran mercado y es un punto relevante para dichos grupos”, añadió.

Ambos especialistas opinaron que podría ser necesario que agencias de investigación criminal y fuerzas armadas actúen para detener la ola de violencia que ha estado presente en los últimos años en la CDMX.

A su vez, el director del departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, Enrique Gutiérrez Márquez, indicó que la violencia generalizada tendrá que ser enfrentada por el nuevo gobierno capitalino porque el problema del crimen organizado comienza a permear y a ser visible.

“No será un proceso fácil de él o la candidata a la Ciudad de México en un contexto bastante desfavorable, donde el tipo de violencia es más claro en toda la ciudad, pero en algunas zonas es más evidente como Tláhuac, Iztapalapa, que se han convertido en núcleos de operación de esos grupos (de la delincuencia organizada”, concluyó Gutiérrez Márquez.

[email protected]