Luego de revelarse que el ducto Tuxpan-Tula fue cerrado casi cuatro horas después de que se apertura una toma clandestina que finalmente provocó el incendio que costó la vida a 89 personas, el presidente Andrés Manuel López Obrador, y el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza,  aseguraron que la Fiscalía General de la República investigará si existe alguna responsabilidad de los funcionarios encargados del protocolo de cierre de ductos.

“Yo no me atrevería a negarlo ni a afirmarlo (que hubo omisión o negligencia de funcionarios), nosotros vamos a estar revisando bien esto”, dijo el director de Pemex.

En conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, el presidente López Obrador secundó que hay una investigación abierta por parte de la Fiscalía, que deberá abarcar la posibilidad de haya habido fallas en el corte del ministro en el ducto, luego de la toma clandestina que abrieron desconocidos en la comunidad de Tlahuelilpan, Hidalgo.

Incluso, el Presidente de la República reveló que hace unos días, ya durante su gobierno, se pudo constatar que funcionarios encargados del monitoreo de Pemex, no aplicaron el protocolo de cierre del flujo en un ducto al momento de una fuga.

“Hay una investigación abierta sobre esto. Cuando decidimos iniciar el plan en contra del robo de combustible, fue a partir de que se mantenía la información del robo creciente. Llegó un día –y se tiene documentado- que quienes monitoreaban debían aplicar el protocolo de cerrar ductos y no lo hicieron, y por eso se tomó la decisión de cambiar al personal, la dirección central del monitoreo de los ductos; se cambió, pero no en toda el área, estamos hablando del monitoreo central. El gobierno estaba invadido de corrupción. El gobierno estaba hecho para facilitar la corrupción, esa es la realidad, entonces limpiar va a llevar algún tiempo”, comentó.

Cabe destacar que el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, reveló el pasado domingo que fue a las 14:30 horas del pasado viernes cuando Pemex fue notificada de la fuga en el ducto Tuxpan-Tula, y a las 18:20 se cerraron las válvulas; y hacia las 18:52 horas se produjo la explosión que hasta el momento ha dejado 89 personas fallecidas que se encontraban extrayendo combustible ilegalmente. El secretario argumentó que, aun cuando se había cerrado la válvula, había gasolina que circulaba a gran presión, hecho por el cual se propagó el incendió.

En conferencia de prensa conjunta esta mañana en Palacio Nacional, el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, informó que la cifra de muertos por esta explosión aumentó a 89, mientras que 51 personas continúan hospitalizadas, de las cuales dos fueron trasladadas a un centro especializado de Galveston, Texas.

[email protected]