El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que por lo menos 75 empresarios se comprometieron con 1,500 millones de pesos para la rifa simbólica del avión presidencial del próximo mes de septiembre.

En su conferencia matutina, detalló que con ese dinero podrán comprar unos 3 millones de boletos para la rifa de donde se esperan recaudar más de 3,000 millones de pesos para la adquisición de equipo técnico especializado para el sector salud.

Con ello, el mandatario confirmó la veracidad de una carta compromiso entregada el miércoles a los empresarios. “Se entregó una hoja de cuántos boletos. Esa hoja la llenaron quienes participaron, y la depositaron en una ánfora y tiene esa información Banobras. No firmaron cheques, sino que era la carta compromiso”, dijo el Ejecutivo.

López Obrador agradeció a los representantes de la IP por acudir a la cena de tamales y chocolate ofrecida en Palacio Nacional, y destacó su ánimo de cooperación.

El paso a paso de la puesta en venta y el sorteo

El gobierno federal compró el Boeing TP-01 787-8 José María Morelos y Pavón, en el sexenio de Felipe Calderón, mientras que Enrique Peña Nieto lo estrenó y utilizó durante dos años y nueve meses. Arguyendo motivos de austeridad, el presidente López Obrador prometió en campaña vender la aeronave y destinar el dinero obtenido al desarrollo social.

3 de diciembre del 2018: por instrucción del presidente López Obrador, Jorge Mendoza Sánchez, director de Banobras, anunció la venta.

4 de diciembre del 2018: el avión presidencial voló del aeropuerto internacional de la CDMX con destino a EU, para su mantenimiento y resguardo hasta conseguir comprador.

7 de septiembre y 5 de octubre del 2019: el mandatario mexicano ofreció el avión a su homólogo de EU: “Aprovecho desde Tula, Tamaulipas, para decirle al presidente Trump que se anime”.

14 de enero del 2020: se informó que, luego del proceso de avalúo iniciado en diciembre del 2018 en Victorville, Estados Unidos, la participación de compradores potenciales concluyó en septiembre pasado sin que prosperara la formalización de compraventa, por lo que el avión presidencial regresará a territorio mexicano y quedará a cargo de la Fuerza Aérea Mexicana para su exhibición y posible subasta.

15 de enero: López Obrador informó que estaba en trámites con otros gobiernos sobre la venta del avión presidencial con el objetivo de comprar equipos de rayos X, ambulancias para hospitales, entre otros insumos médicos.

17 de enero: de entre cinco opciones, ante la imposibilidad de concretar la venta, el titular del Ejecutivo federal planteó la rifa del avión presidencial. “Serían 6 millones de números, de cachitos. Para que se entienda, a 500 pesos, son 3,000 millones de pesos”.

28 de enero: AMLO presentó el diseño del boleto para la rifa del avión presidencial. “Con su venta, vamos a adquirir equipos médicos para los hospitales”, reiteró.

2 de febrero: el presidente de México informó, desde Solidaridad, Quintana Roo, que Justin Trudeau rechazó comprar el avión presidencial. “Se le averió su avión al primer ministro de Canadá (...) y le mandamos a decir que si quería comprar el avión presidencial de México. Y no le entró, porque el avión que se le averió es de menor calidad y no tiene tantos lujos como el avión presidencial de México. Por eso, ccmo nos ha costado un poco venderlo, deshacernos de ese avión, se va a rifar a todo el pueblo”.

6 de febrero: López Obrador anunció que se reuniría con empresarios mexicanos para pedirles que le ayuden comprando boletos para sus trabajadores y anticipó que se trabajaba en ajustar el marco legal del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado. Acotó que ése fue el último día que tuvieron los interesados en la compra de la aeronave.

7 de febrero: informó de su decisión de rifar el avión presidencial el próximo 15 de septiembre, aunque aclaró que la aeronave no será sorteada, porque, técnicamente, seguirá en venta; la rifa será por el valor del avalúo del avión.

Se sortearán 100 premios de 20 millones de pesos cada uno. Los boletos se podrán adquirir a partir del próximo 1 de marzo.

10 de febrero: el fiscal general de la República, Alejandro Gertz, entregó al presidente un cheque por 2,000 millones de pesos, que fueron recuperados de venta de bienes asegurados al crimen. “Esto ya nos sirve, si son 2,000 millones de pesos, pues para pagar los premios del avión presidencial, y lo que obtengamos de la venta de los cachitos, de los boletos de la lotería, nos va a alcanzar, sin ningún problema, para destinar 2,500 millones de pesos a la compra de equipos médicos. Esto es justicia”, afirmó el mandatario.

12 de febrero: el presidente se reunió con decenas de empresarios en Palacio Nacional durante una cena de tamales y chocolate. En la reunión se les entregó a los representantes de la IP formatos de carta compromiso para la adquisición de boletos para la rifa.

13 de febrero: AMLO anunció que tras la cena hubo compromisos firmados por unos 1,500 mdp.

[email protected]