El Consejo General del IFE discutió un informe que refrenda la confiabilidad del Padrón Electoral y de la Lista Nominal de Electores (LNE) que se utilizarán el 1 de julio próximo, conformada por 79 millones 595,618 ciudadanos.

En la sesión del Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) se respondió a las observaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sobre diversas inconsistencias de dicha lista en el Distrito Federal.

En el informe se indica que el Instituto Federal Electoral (IFE) recibió de los partidos 2.6 millones de observaciones a la LNE.

A más tardar el 15 de mayo próximo la Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores (RFE) resolverá esas observaciones, que en conjunto representan la tercera parte de las recibidas en el Proceso Electoral Federal 2005-2006, cuando sumaron 7.3 millones.

La Lista Nominal de Electores (LNE) es el instrumento registral que contiene datos como nombre, fotografía y domicilio actualizados de los ciudadanos que podrán ejercer su derecho al voto.

Para el actual proceso electoral el IFE llevó a cabo una de las campañas más amplias e intensas para la actualización de datos y la renovación de la credencial para votar con fotografía ( 03 ).

El consejero presidente Leonardo Valdés Zurita expuso que las innovaciones en ese documento, la labor de la Comisión Nacional de Vigilancia y las reformas electorales de 2008 favorecieron la depuración del padrón y permitirán que el próximo 1 de julio se utilice la lista nominal más confiable.

Indicó que en los últimos seis años el organismo electoral ha credencializado a 87.72% del total de electores en la LNE, por lo que se está ante la lista más actualizada y confiable desde su fundación.

En el informe se señala que en el caso del Distrito Federal la diferencia que arroja la comparación de los dos registros de población -el listado nominal con 7 millones 235,986 electores y el Censo Nacional de Población del Inegi, con 6 millones 551,329- se explica por la dinámica demográfica de la capital del país.

Plantea que esa parte del país se ha convertido en las últimas décadas en la principal entidad expulsora de población una vez que el Inegi confirmó que la emigración de la ciudad de México a otras entidades y países entre 2000 y 2010 fue de 841,523 ciudadanos.

Es así como la diferencia entre el dato del Censo de Población y la Lista Nominal reside en dos elementos fundamentales: la migración hacia los estados vecinos y al extranjero y los electores fallecidos que no han sido reportados, puntualiza el informe.

MIF