Entre 25,000 a 32,000 menores de edad de sexo masculino y femenino en México son explotados sexualmente, utilizados para el turismo sexual que ofrece paquetes vía Internet con dos infantes de entre ocho y 14 años de edad, lo que deja a las bandas criminales una ganancia de 10,000 millones de dólares anuales.

Según un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encabezado por el investigador René Jiménez Ornelas, coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social del Instituto de Investigaciones Sociales, dado a conocer el abril pasado, alertó del incremento de esos ilícitos.

El investigador que remitió al más reciente estudio consideró que la explotación sexual de infantes, constituye un negocio con grandes ganancias equiparable incluso con las del narcotráfico o la venta ilegal de armas, por lo que las redes de corrupción son amplias .

Comentario con el que coincidió el procurador del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera en una plática con El Economista, donde urgió a contar con unidades cibernéticas en todas las instituciones para que vigilen esos sitios de Internet que tienen ramificaciones con Estados Unidos, España, Brasil, Asia y México.

De acuerdo con el análisis de la UNAM, los enganchadores se aprovechan de los menores y adolescentes que tienen baja autoestima, y no tienen expectativas a futuro, provenientes de familias violentas o de bajos recursos para convertirlos en consumidores habituales de drogas .

Por su parte, otro informe de Casa Alianza, una de las organizaciones civiles más destacadas en atención a esos ilícitos y de víctimas con datos proporcionados por la Dirección General de Protección a la Infancia del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), tiene registrados 32,000 casos de abuso.