Muy poco se sabe de Solón. Su vida se encuentra envuelta en una bruma indescifrable y difusa, entre la leyenda y la historia, ficción o realidad o ambas. Solón es considerado por muchos historiadores como el legislador más sobresaliente que jamás haya existido. Adelantado a su tiempo, se le atribuye haber sentado las bases de la democracia ateniense en un contexto histórico muy adverso, y que después se convirtió en el régimen más admirado de su época (no es poca cosa).

Muchas virtudes se le adjudican a este mítico personaje, entre ellas una que me parece fundamental y que le permitió colocar los pequeños y frágiles alfileres que hicieron las veces de sostén para mantener la paz en una sociedad donde estaba a punto de detonar un estallido social: la prudencia.

Un político más contemporáneo que compartió esa misma virtud se llamó Henry Kissinger. Fue el artífice de la denominada política de distensión (proceder internacional firme pero conciliador), la cual hubiese podido evitar la guerra fría y, eventualmente, una guerra nuclear entre Rusia y Estados Unidos. Así, muchos otros ejemplos a lo largo de la historia.

En el contexto histórico respectivo bajo el cual les tocó desempeñarse a esos dos personajes, tan sólo una declaración a la ligera pudo haber acarreado sucesos terribles que quizás le hubieran arrebatado la vida a muchas personas. Un político responsable está obligado a practicar la prudencia, o cuando menos a pensar muy bien las cosas antes de decirlas.

El sexenio pasado se caracterizó por un verdadero frenesí declaratorio del primer mandatario el ex presidente Vicente Fox . Sus declaraciones causaban mucho revuelo, por decir lo menos. Mucho daño causaron a su imagen y verdaderamente denigraron la solemnidad que debería tener la investidura presidencial, despojándola de seriedad. Tristemente para los panistas las declaraciones foxistas inconvenientes no han terminado aún. Ve Fox triunfo del PRI en Edomex y en 2012 se leyó en los encabezados de los principales diarios el día 20 de junio del 2011, en vísperas de la elección del Estado de México, en donde Eruviel Ávila finalmente resultó ganador. Más Recientemente, se produjo la tristemente célebre declaración en donde según las encuestas Josefina Vázquez Mota necesita un milagro para ganar la elección .

Increíble, pensará más de uno, que tan connotado panista haga proselitismo por el candidato opositor y pronostique el regreso del PRI a la Presidencia. Más aún, después de haberse ufanado durante todos estos años de haberlos sacado a patadas de Los Pinos.

Una cosa es segura: la poca prudencia con la que Fox se condujo durante su sexenio perjudicó mucho a los mexicanos y a la naciente democracia mexicana. La ligereza con la que hacía declaraciones le restó credibilidad como interlocutor serio, especialmente frente al Congreso de la Unión. Fue uno de los factores que le impidió impulsar una serie de reformas (especialmente la política y la fiscal) muy importantes para lograr la consolidación de una democracia sólida. Ahora, la ciudadanía sigue pagando el costo de esa omisión; el país se encuentra en un estado de visible ingobernabilidad y el IFE ha perdido la reputación de institución seria e imparcial que tuvo durante la excelente gestión de José Woldenberg.

Incluso después de haber concluido su mandato, los desplantes y las ocurrencias de Fox le están costando muy caros al PAN. Aunque seguramente Eruviel y Enrique Peña Nieto le están agradecidos, en las oficinas de la campaña de la candidata Josefina Vázquez Mota se debe escuchar el rechinar de dientes.

Tendremos que esperar la respuesta de la candidata. Independientemente de cuál sea la estrategia de reparación de daños , el pronóstico más plausible es que el daño causado por Fox con su declaración se verá reflejado en las encuestas. Fox tiene derecho a pensar lo que quiera y también de votar por quien crea conveniente. Sin embargo, no es justo que traicione de esa manera a una militancia panista que votó por él con la esperanza de un cambio y que aún depositan su voto de confianza en ese partido. ¡Qué pena por ellos!

[email protected]