El fiscal general de Justicia del Estado de Tamaulipas, Irving Barrios, atribuyó al Cártel del Golfo el ataque del sábado pasado contra civiles en Reynosa, donde 15 civiles perdieron la vida y cuatro sicarios fueron abatidos.

En un breve mensaje, el fiscal hizo una cronología de los hechos ocurridos el pasado sábado 19 de junio, e informó que la institución a su cargo colaborará con la Fiscalía General de la República (FGR) que ayer dio a conocer que atrajo la indagatoria.

"Sujetos armados se desplazaron en al menos tres vehículos cometiendo diversos actos delictivos, entre ellos los (15) homicidios (de ciudadanos) mencionados. Estos eventos criminales comenzaron alrededor de las 12:38 de la tarde del sábado 19 de junio con el robo a un negocio mercantil en la colonia Bienestar del municipio de Reynosa. Para que durante su desplazamiento por las colonias Almaguer, Fidel Velázquez, Lampacitos, Unidad Obrera y Bienestar privaran de la vida a 14 civiles, e hiriendo a uno más que falleció horas después", dijo Barrios.

El funcionario comentó que a las 13:15 horas del sábado se suscitó un enfrentamiento entre sujetos armados y elementos de la policía estatal, donde falleció uno de los sicarios. En el evento fueron rescatadas tres personas que llevaban secuestradas los delincuentes, y uno de ellos fue detenido.

Dijo que a las 19:30 horas se suscitó un segundo enfrentamiento donde perdieron la vida tres de los delincuentes, y se aseguraron tres armas largas R-15.

En ambos eventos se recopilaron indicios, y se aseguraron 180 casquillos calibre 2.23 y 7.62; cinco armas largas; cuatro fornituras y diversos cargadores para calibre 2.23 R-15, además de cuatro vehículos, uno de ellos robado durante el recorrido de los criminales, detalló el fiscal local.

Indicó que un estudio determinó que los homicidios de algunas de las 15 personas corresponden con dos de las armas aseguradas, además de que el detenido dio positivo a la prueba del rodizonato de sodio.

"De las diversas líneas de investigación cobra fuerza y relevancia la hipótesis de la desestabilización social en Reynosa por parte de las diferentes fracciones del Cártel del Golfo conocidos como Los Ciclones y Escorpiones, asentados en Matamoros y Río Bravo para el control de la zona en donde se localiza el Puente (Internacional) Pharr donde se tiene conocimiento opera la fracción denominada Los Metros", sostuvo.

El fiscal Irving Barrios dijo que este suceso se da en el marco de una disminución de los delitos de actos impacto en Tamaulipas.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg