El presidente de la Federación Sindical de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala Almeida, rechazó el incremento otorgado por el gobierno federal a más de 1.5 millones de burócratas, entre otras razones, porque nunca hubo mesa de negociación para atender sus demandas, y la decisión del aumento gradual se tomó de manera unilateral por las autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El pasado viernes el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, anunció que a los burócratas no sólo se les daría el aumento salarial en línea con la inflación de 3.35%, sino que iría un aumento adicional de entre 1% y 3% para quienes perciben hasta 100,000 y 200,000 pesos al año, ajustando el mayor incremento a quienes menos ganan.

Sin embargo, dicha decisión fue rechazada por el líder de la FSTSE quien afirmó que es de “no aceptarse y queda sin efecto”, sobre todo porque jamás se tomó en consideración a los representantes de los trabajadores para determinar el ajuste salarial.

“La información generada por el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa Macías, relacionada con el incremento salarial 2019, categóricamente es inaceptable por ser unilateral”, dijo Ayala Almeida, quien lleva dos décadas enfrente de la dirigencia de la FSTSE.

El dirigente de los 80 líderes sindicales que representan a los trabajadores de gobierno, informó que nunca existieron mesas de negociación; y se ha dejado fuera todo lo relativo a las prestaciones laborales que se revisan, por ley, cada dos años.

El pasado 23 de mayo, Ayala Almeida informó que como parte de los resolutivos del Consejo Nacional Extraordinario acordaron demandar un incremento salarial de 7.5% para los trabajadores con menos ingresos, la cual no fue considerada; por lo que “nos manifestamos por revisar el salario integral a partir de considerar el sueldo base y prestaciones adquiridas”.

Asimismo, el dirigente de la FSTSE dijo que harán valer los resolutivos que públicamente aprobamos en el desarrollo del Consejo Nacional Extraordinario de la FSTSE, celebrado el 23 de mayo de 2019.

Y en ese sentido, exigieron el establecimiento de una mesa de trabajo bipartita con la representación de la Secretaría de Hacienda y la FSTSE.

Ante tal postura, los funcionarios del gobierno federal, están empeñados en seguir causando problemas al presidente Andrés Manuel López Obrador, asegura el CEN de la FSTSE.

Por otra parte, el gobierno federal no sólo cuenta con una representación Federal de sindicatos, la cual se denomina Federación Democrática de Trabajadores de Sindicatos de Servidores Públicos (FEDESSP), en donde está el Sindicato de Maestros, y con quien el gobierno federal también tendría que sentarse a revisar los acuerdos salariales, dijo Alfonso Bouzas, especialista laboral.