Familiares y abogados del equipo de futbol Avispones de Chilpancingo exigieron a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) que retire las indemnizaciones a personas que no estuvieron en el autobús la noche del 26 de septiembre del 2014, cuando ocurrió en Iguala el ataque contra los normalistas de Ayotzinapa y los jugadores de ese equipo de futbol.

Ante diputados federales de la Comisión Especial del Caso Iguala solicitaron también que la CEAV los ayude para que la Sedatu les entregue las escrituras de la casas que les dio; que gestione espacios educativos para sus hijos; que se les paguen los gastos de traslados; que la CEAV no interponga amparos contra las víctimas y que garantice que no habrá repetición del daño.

Jorge León Sanz, preparador físico de Los Avispones, aseguró que la CEAV le entregó el año pasado 566,000 pesos, cantidad que consideró poca por casi perder una mano .

Los familiares pidieron a la CEAV, que saque de la lista a por lo menos seis personas que no estuvieron en el autobús cuando fueron atacados en Iguala.

Adriana Carmona López, directora de Atención Inmediata y Primer Contacto de la CEAV, aclaró que la Comisión no determina a las víctimas sino el Ministerio Público, por lo que está imposibilitada de sacar por sí misma a personas del Registro Nacional de Víctimas.

La funcionaria informó que el 12 de mayo, el titular de esa comisión, Jaime Rochín, se reunirá con familiares de Los Avispones para dar seguimiento a demandas.

Mientras tanto, familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa protestaron afuera del Senado, a fin de que citen a comparecer al procurador general, Raúl Cervantes, para que informe los avances de la indagatoria. Una comisión de los padres ingresó al recinto.

Posteriormente, el senador Alejandro Encinas dio a conocer que entre los compromisos pactados está la conformación de una comisión especial para dar seguimiento a las investigaciones y la comparecencia de Cervantes.