El gobierno federal arrancó ayer en Hermosillo la operación del primer centro penitenciario del país construido bajo la fórmula de Asociación Público-Privada, equipado con diversa tecnología y que podrá albergar, de entrada, a unos 2,500 internos federales.

De gira por Sonora, el presidente Felipe Calderón inauguró el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 11, el cual representó una inversión de 4,200 millones de pesos y cuenta con un espacio de aproximadamente 100 hectáreas, dividido en varios módulos.

Acompañado del gobernador Guillermo Padrés y del secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, el Primer Mandatario destacó que el nuevo Cefereso cuenta con diversa tecnología e infraestructura, tales como 1,200 cámaras, equipos de rayos X, escáneres, aparatos de detección molecular de drogas, lectores biométricos para ingreso y egreso del Centro, así como de bloqueadores de señales de celular y radiocomunicación.

Calderón Hinojosa explicó que al arrancar su administración en el 2006, los presos por delitos federales estaban recluidos en centros estatales y sólo se contaba con capacidad para custodiar a algunos de máxima peligrosidad. Había una práctica de mezclar reos de alta peligrosidad con primo-delincuentes, por ello se convirtieron -las cárceles- en verdaderas escuelas del crimen , indicó.

Al destacar que durante su gobierno no se ha registrado una sola fuga de centros de readaptación federal, porque las suscitadas -más de 1,000- han sido de prisiones estatales, el Presidente alertó que el problema de hacinamiento en los penales no se corrige si sólo se reduce la población por la vía de las liberaciones.

Lo que hay que hacer es aumentar los penales, consideró Calderón, al tiempo que argumentó que su criterio es que se debe cumplir la ley. Hay que adaptar los espacios penitenciarios al imperio de la ley y no reducir el imperio de la ley a los espacios penitenciarios disponibles , sostuvo el Presidente.

En su turno, el secretario García Luna refirió que la Academia Nacional de Administración Penitenciaria ha generado, desde el 2009, un total de 7,000 nuevos oficiales, y que con el apoyo del gobierno de Estados Unidos se ha capacitado a unos 370 instructores de oficiales.

En tanto, el gobernador Padrés Elías agradeció la presencia en el acto del embajador estadounidense Anthony Wayne y defendió el valor y carácter del presidente Calderón para enfrentar el tema de seguridad en México.

Con este nuevo modelo -de Cefereso-, dijo Padrés, el primero de ocho y que van a poder custodiar más de 40,000 reos de alta peligrosidad, viene a ayudarnos mucho, viene a quitarle presión y tensión a nuestros penales, que sin duda alguna están pasando por momentos difíciles de hacinamiento y sobrepoblación, declaró el Gobernador de Sonora.

Cabe destacar que fue precisamente el presidente Calderón el que presentó, en el 2009, el proyecto de iniciativa para expedir la Ley de Asociaciones Público-Privadas; la legislación fue publicada en enero del 2012.

Antes de esta ley, los proyectos de este tipo (de inversión pública-privada) se hacían mediante otros esquemas. El desarrollo de estos proyectos bajo esquemas de Asociación Público-Privada requiere ahora de un marco legal claro y preciso que brinde seguridad y certeza jurídicas a las partes que en ellos intervienen , argumentó el Ejecutivo en su iniciativa enviada al Senado hace ya casi tres años.

politica@eleconomista.mx