A cinco meses del quíntuple asesinato de la colonia Narvarte, donde perdieron la vida la activista Nadia Vera y el fotógrafo Rubén Espinosa, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) no ha cumplido con el motivo, sustento y argumento que requiere una investigación sería, como pretende la Reforma de Justicia Penal, porque no ha dado a conocer el móvil del crimen, aseguró Karla Michelle Salas.

La abogada y representante legal de Nadia Vera, Rubén Espinosa y la colombiana Mile Virginia Martín, comentó que aunque se ha frenado la serie de filtraciones en algunos medios de comunicación que desvirtuaron el fondo de la indagatoria desde sus inicios, esto sólo generó confusión de un robo, que consumían drogas o que el domicilio era un prostíbulo, lo que hasta ahora en la carpeta de investigación no está formulado.

Aunque hay tres detenidos, Abraham Torres Tranquilino; Daniel Pacheco Gutiérrez, ex policía de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF); y César Omar Martínez Zendejas, sólo se les han imputado los probables delitos de feminicidio, homicidio y el robo agravado, pero no se ha aclarado lo de la droga, qué se robaron y el motivo del por qué segaron la vida a cuatro mujeres y el fotógrafo el 31 de julio pasado.

De acuerdo con la representación legal de los occisos, que no defensa, los tres detenidos no han formulado detalle alguno del por qué se asesinó en ese lugar a Nadia, la colombiana Mile, Rubén, la estilista Yesenia Quiroz y la trabajadora doméstica Alejandra Negrete, todo sigue igual y se prevé que por lo menos el juicio se lleve todo el año próximo aun cuando se presuma de juicios prontos y expeditos con la nueva oralidad.

Ante la suspensión de labores de fin de año, los representantes legales de los occisos tienen confianza en que, reiniciando en el 2016, el Juzgado 25 de lo Penal, donde está radicado el proceso, ofrezca novedades y avances de la indagatoria; de lo contrario, según Karla Michelle Salas, se estará apostando por el olvido .

[email protected]