Originario de la ciudad de Chihuahua, donde nació el 8 de diciembre de 1974, Emilio Ricardo Lozoya Austin, es hijo Emilio Lozoya Thalmann, quien fuera secretario de Energía durante el sexenio del presidente Carlos Salinas de Gortari y nieto del exgobernador interino de Chihuahua, Jesús Lozoya Solís.

Es hijo de Emilio Lozoya Thalmann quien siempre se le identificó en el grupo político del expresidente Carlos Salinas de Gortari, de quien fue compañero de carrera en la Facultad de Economía de la UNAM.

Ellos dos, junto con el exregente capitalino Manuel Camacho Solís, eran conocidos en la facultad como Los Toficos, porque en ese tiempo había una golosina que así se llamaba y su eslogan de publicidad era “Toficos, humm... ¡Qué ricos!”.

Lozoya Thalmann fue subsecretario de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, durante el sexenio del presidente Miguel de la Madrid y luego, el presidente Salinas lo nombró director del ISSSTE y posteriormente secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal.

El abuelo de Lozoya Austin fue Jesús Lozoya Solís, quien fue gobernador interino de Chihuahua.

El ahora exdirector de Pemex y, en los hechos ya testigo colaborador del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, estudió la licenciatura en Derecho en la UNAM, al mismo tiempo que Economía por el ITAM, donde fue alumno del exsecretario de Hacienda Pedro Aspe Armella.

Hay quienes aseguran que por Aspe conoció a Luis Videgaray Caso, con quien después trabajaría estrechamente en el equipo del ahora expresidente, Enrique Peña Nieto, hasta que se pelearon por el derecho de picaporte en la oficina de Los Pinos.

Además, cuenta con una maestría en Administración Pública para el Desarrollo Internacional en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, Estados Unidos. Allí participó en un programa del Consorcio de Investigación de Políticas Públicas Energéticas.

Inició carrera en el servicio público en 1999, como analista responsable de inversión de reservas internacionales en valores del Banco de México, puesto que dejó para irse alrededor de medio año a Senegal y Mali, donde, junto con su hermano Juan Jesús, realizaron un proyecto de vivienda social el cual fracasó.

De 2003 a 2006 se desempeñó como oficial de inversiones en la Corporación Interamericana de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo, donde estuvo en contacto con empresarios de Panamá, Perú y Argentina, principalmente.

Dejó el BID para incorporarse a un grupo de jóvenes economistas que trabajó para el Foro Económico Mundial, del cual llegó a ser director en jefe para América Latina, entre 2006 a 2009. En ese lapso tuvo contacto con los ejecutivos de al menos 80 de las empresas más importantes de América Latina.

Luego de esa experiencia fundó y encabezó varios fondos y negocios de inversión, entre ellos JF Holding, con sede en Luxemburgo, la consultora Cormus Capital y Albacap Holdings.

En 2012 fue nombrado Young Global Leader por el Foro Económico Mundial.

Dicen que Luis Videgaray presentó a Lozoya con el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. El interés de este último era proyectar internacionalmente a la entidad mexiquense y para ello recurrió a la ayuda de Lozoya, vía su experiencia en el Foro Económico Mundial y sus empresas financiaras con relaciones multilaterales.

Por esos tiempos, la constructora española OHL, lo nombró parte de su consejo de Administración, cargo al que renunció en 2012 para convertirse en coordinador de vinculación internacional de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Ahí habría nacido la historia que lo llevó a la cárcel, al menos en España.

En 2012, cuando Peña Nieto ganó la Presidencia de México, lo nombró vicecoordinador de Asuntos Internacionales del gobierno de transición.

Entonces se mencionó en los pasillos políticos como posible secretario de Relaciones Exteriores, embajador de México en Estados Unidos o Jefe de la Oficina de la Presidencia.

Sin embargo, el presidente Peña Nieto le tendría otro encargo. Lo nombró director de Petróleos Mexicanos (Pemex), cargo en el que permaneció entre el 4 de diciembre de 2012 y el 8 de febrero de 2016. Suficientes para crear fama y, según la Fiscalía General de la República fortuna… mal habida.

[email protected]