A tres semanas de que concluya la campaña por la Presidencia de la República en el cuarto de guerra del candidato del PRI, PVEM y NA, José Antonio Meade, están convencidos de que se encuentra en un “segundo lugar y apretando” y que los indecisos y el llamado voto oculto lo llevarán al triunfo. Eso es lo que dice Javier Lozano Alarcón.

En entrevista, el vocero de la campaña sostiene enfático que no hay grillas internas y que no se prevén cambios en el equipo.

Refiere que es absolutamente falso que se piense en un pacto con Ricardo Anaya para que al final sea un solo candidato el que enfrente y venza a Andrés Manuel López Obrador.

Indica que en Morena están actuando ya con soberbia infinita y “están espantando al respetable”.

En estos últimos días hemos visto a un José Antonio Meade más echado para adelante, pero las encuestas…

No le hagan caso a las encuestas, no le hagan caso a esos que dicen: este arroz ya se coció. Ya se les quemó. La verdad es que hay un José Antonio Meade echado para adelante, con propuestas de gobierno concretas, con diagnósticos serios, con planteamientos responsables, transmitiendo seguridad, confianza y respaldado por una enorme trayectoria como servidor público, como ser humano, como ciudadano, como padre de familia. Está logrando lo que buscábamos: conectar con la gente a partir, si no de simpatía, sí de empatía, que me parece más importante, porque está hablándole a la conciencia del electorado por lo mucho que está en juego, por eso se le ve mucho mejor plantado.

Y, claro, hay que agregarle el trabajo de los tres partidos que lo postulan y con el PRI con la llegada de René Juárez Cisneros.

Estamos muy animados en el equipo, no nada más con el proyecto, él está muy, muy entusiasmado. Nosotros estamos convencidos que estamos en un segundo lugar y apretando y que hay un gran número de indecisos y otro gran número de los que no dan respuesta, y ese voto oculto puedo asegurar que en su gran mayoría va a venir para acá.

¿Cuál ha sido la diferencia entre José Antonio Meade respecto de los demás candidatos?

El contraste es muy evidente, si ves la preparación, la experiencia de gobierno, los resultados, la honestidad y la congruencia, lleva una ventaja enorme.

Estas semanas que vienen, ¿cómo vamos a ver a José Antonio Meade? ¿Qué se espera en esta última etapa?

Se le va a ver como lo está haciendo: visitando a todo el país, reuniéndose con la militancia, con grupos de la sociedad civil, con muchas entrevistas en medios, con un buen tercer debate que son temas económicos y haciendo contrastes.

¿No habrá ajustes en el equipo?

Los ajustes se hacen todos los días, todo el tiempo, ya sean de mayor o menor medida, pero así que digamos que yo advierta nuevos ajustes en el equipo como tal, de aquí al debate, no lo sé, no lo veo, no que yo sepa.

Es momento de mostrar músculo, estructura y experiencia. ¿Cómo observa el trabajo de todo el equipo?

Veo un buen equipo, veo un buen trabajo, veo cohesión, veo armonía, no veo las grillas que de pronto dicen que existen, por lo menos tampoco las alcanzo a ver, en los grupos que participo veo pura buena onda y veo mucho profesionalismo y mucha gente de estatura, todos haciendo su trabajo con tal entusiasmo, con seriedad y resultados, es algo que no leen las encuestas.

La maquinaria y la estructura territorial del PRI es bárbara y no hay una cosa como ésa.

Ya que empiezan a cuestionar que si al INE, que si a la Tribunal, que si a la Corte, ya empezaron a ver que se les puede ganar y empiezan a construir su teoría del fraude, lo cual es una irresponsabilidad muy grande porque si se gana o se pierde en la democracia hay que aceptar el marcador del resultado.

Están haciendo cuentas alegres pero se van a llevar una sorpresa.

Se habla con insistencia del triunfo de López Obrador y del efecto López Obrador…

Sí. Ya se están repartiendo los puestos, ya están con una soberbia infinita, y se están equivocando mucho. Están espantando al respetable, están generando dudas y mucho temor de lo que pueden hacer o decir.

Es el tiempo de ir por los indecisos, por el voto oculto…

Son tres cosas. Primero mantener ese voto leal, ese voto duro, que se tiene con un PRI fortalecido, entusiasmado con Nueva Alianza y el Partido Verde, cada uno en su ámbito para que eso esté ahí. Segundo, claramente ir por los indecisos y hacerles ver que lo que más les conviene es que piensen en su futuro, en sus hijos, en las instituciones, en preservar lo mucho que hemos avanzado en 30 años y que no lo echemos a perder. Tercero, con base en ese voto oculto, y cada vez menos oculto, mucha gente está diciendo “yo voy por el segundo lugar”.

El llamado es igual para los cargos de diputados, de senadores, diputados locales, gobernadores, piensen en las personas, comparen hojas de servicio y de vida, y tomen decisiones en consecuencia, no se equivoquen, hombre.

A lo largo de la campaña hemos escuchado que hay temor porque Andrés Manuel es un autoritario o porque es un populista, pero realmente: ¿cuál es el verdadero problema de que él llegue a la Presidencia?

Pienso que hay que cuidar mucho las palabras pero ustedes lo vieron en los debates, es un hombre profundamente ignorante. Una cosa es estar conectado con la gente, que lo está, y otra cosa es conocer técnicamente hablando, con sustancia, los problemas que estamos padeciendo, pero sobre todo, las políticas públicas que sirvan para arreglarlos, y es un hombre profundamente ignorante.

En política exterior lo más profundo que dijo es que la mejor política exterior es la política interior, es decir es un hombre profundamente ignorante.

Dos: es un hombre profundamente irresponsable porque los planteamientos que hace, la combinación que hace entre bajar impuestos y no aumentar precios de gasolina, no aumentar deuda, pero aumentar el gasto social, ¿cómo le va a hacer sin poner en riesgo todo?

Y luego con la amenaza de echar abajo la reforma educativa, la laboral, la energética, el aeropuerto, dar amnistía a los criminales, claramente genera una enorme incertidumbre sobre todo para quienes apuestan por el largo plazo y proyectos productivos que generan empleos.

Tercero: tiene un gesto totalmente autoritario, es increíble que si un empresario se pronuncia le mienta la madre, que si un intelectual opina de él le mienta la madre, que su gente alrededor amenace con expropiaciones, verdaderamente son intolerantes, genera una división y un encono en la sociedad que poca falta nos hace en estos momentos.

Creo que la polarización ya está pero espero que está polarización sirva para que se tome una decisión inteligente, y esa decisión inteligente y razonada es votar a favor de José Antonio Meade...

Es necesario un pacto con Acción Nacional para evitar que AMLO llegue y pensar más en el país que en proyectos…

Eso es absolutamente falso y descartado, no hay tal pacto, no hay tal cosa. Ricardo Anaya ha ofendido profundamente al PRI, al presidente de la República, al gobierno, a pesar de haber sido aliados en los primeros años por conveniencia, porque así es: traidor e hipócrita, desafortunadamente la gente de Margarita ya viste la madriza que le metió el presidente Felipe Calderón, pues sí. Es lo que se gana. ¿Qué cree? ¿Qué puede ofender, lastimar, golpear, pisotear y después pedir perdón con un ramo de flores? No, está totalmente equivocado, y creo que Anaya se quedará sin gobierno y sin partido.

Javier Lozano Alarcón

Nació el 21 de noviembre de 1962 en Puebla.

Es licenciado en Derecho por la Escuela Libre de Derecho.

Se ha desempeñado como:

Senador de la República.

Consejero estatal del PAN en Puebla.

Precandidato del PAN a la Presidencia de la República.

Secretario del Trabajo y Previsión Social.

Presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

Oficial mayor de la SCT.

[email protected]