El candidato sin partido a la Presidencia de la República Jaime Rodríguez Calderón informó que demandará al INE, institución que, dijo, ha sido perversa en su proceder porque desde que se publicó la convocatoria para que se registraran quienes tuvieran la intención de construir una candidatura sin el respaldo de un partido, les indicó que tendrían que usar una aplicación que corre en un teléfono inteligente para recabar las firmas, la cual sólo podía tomar fotos de credenciales para votar, pero resultó que eso no fue así y ahora los acusan de reportar apoyos falsos o con inconsistencias.

En entrevista, explicó que como aspirante él no tiene acceso a la aplicación ni al respaldo de los registros de firmas que mandaron, lo cual lo colocó en una situación de indefensión.

Aseguró que el INE no le permitió revisar las firmas que le había reportado como inválidas por ser consideradas simulaciones o cualquier otra inconsistencia.

Al preguntarle directamente si él y sus auxiliares mandaron firmas falsas, contestó: “Mira, yo no tengo acceso a eso, a lo mejor un partido metió gente. Imagínate que yo tengo de auxiliar a Rodrigo Medina (su antecesor en el gobierno de Nuevo León). No jodas. O tengo de auxiliares a reporteros de El Norte. Esos cometieron un delito. ¿Por qué no los investigan a ellos? El periódico El Norte y el periódico Reforma deben ser investigados”, destacó.

Entonces se le planteó si alguien pudo infiltrarse en las filas de sus auxiliares para perjudicarlo, a lo que respondió: “Claro”.

Se le insistió entonces que no se tiene la certeza de lo que entregó, a lo que contestó tajante: “Yo tengo la certeza de que lo que hicimos fue bien. No tengo la certeza de lo que el INE hizo o lo que el INE permitió que se hiciera. “A mí me dijeron ‘tienes una clave’, la clave que el INE me dio. Pues cómo sé que los gestores fueron los que yo inscribí. Yo no tengo esa certeza. Resulta que yo tengo 35,000 gestores. ¿Quién los inscribió? Si solamente 2,300 o un pico más fueron los que tuvieron firmas nuestras”.

En ese sentido, dijo que tiene un peritaje hecho por un experto que dice que la aplicación no sirve.

Al plantearle que el INE asegura que sí tuvo garantía de audiencia, dijo: “Fueron 12 ocasiones para revisar 1 millón 200,000. No podía revisar porque no me dejaron”.

Al plantearle que el INE estaría actuando de mala fe, contestó: “Claro”, y adelantó que va a demandar al INE, a su presidente y a los consejeros. “Yo no tenía acceso a lo que hacía cada gestor porque la aplicación la manejaba el INE, no nosotros”.

Al preguntarle cuántas firmas falsas vamos a tolerar, respondió: “Es que no son falsas. El problema es por qué la aplicación permite eso”.

Al señalarle que para muchas personas inicia la campaña con la etiqueta de haber cometido trampa, dijo: “Sé vencer adversidades, aquí estoy de manera tranquila. La gente sabe las cosas que suceden en este país. No soy un candidato cómodo. Obviamente que pretendieron denostarnos y lo hicieron, lo lograron pero tendré capacidad de explicarlo ante una sociedad que quiere salir adelante”.

Al preguntarle cuántas firmas válidas tuvo. “Ni siquiera lo sé yo”, contestó.

diego.badillo@eleconomista.mx