El gobierno de Estados Unidos designó a la segunda esposa del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, Griselda López Pérez, quien representa un papel clave en su organización del narcotráfico.

El director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés), dependencia del Departamento de Estado de la Unión Americana, detalló que es la tercera vez en los últimos cinco meses que esta institución señala a integrantes de la familia de El Chapo Guzmán. Esta acción complementa los esfuerzos agresivos del Departamento de Tesoro, junto a sus socios policiales, para fichar individuos que facilitan las operaciones de narcotráfico de este delincuente, sostuvo.

La Agencia Antidrogas (DEA, por su sigla en inglés) y sus socios están atacando las operaciones de narcotráfico de El Chapo Guzmán a todo nivel, aseguró el Jefe de Operaciones Financieras de este organismo, John Arvanitis. Agregó que se están empleando las herramientas disponibles de la ley para llevar a estos criminales ante la justicia. Esto es otro golpe contra el brutal Cártel de Sinaloa y la esposa de El Chapo, quien ha servido como una importante facilitadora criminal a nombre de él .

La OFAC designó éste a Griselda López Pérez por su participación en operaciones de la organización de narcotráfico de Guzmán Loera, incluyendo sus esfuerzos por ayudarlo a evadir la justicia.

Además, la segunda esposa de este capo ofrece apoyo material a las actividades de narcotráfico de su marido. Guzmán Loera fue identificado como narcotraficante extranjero significativo por el Presidente de EU conforme a la Ley Kingpin en el 2001.

ana.langner@eleconomista.mx