En los últimos días, la zona metropolitana del Valle de México entró en emergencia ambiental y de salud, a consecuencia de la profunda corrupción en los centros de verificación vehicular, que han permitido la entrada en circulación de más de 600,000 vehículos, denunció públicamente El Poder del Consumidor (EPC).

De acuerdo con datos recogidos por esta organización, las ventas de engomado cero y doble cero en los centros de verificación han fluctuado entre 500 y 1,500 pesos. Según datos del Centro de Mario Molina, a partir de mediciones realizadas en el 2015 con equipo de sensor remoto, cerca de 45% de los vehículos con holograma cero y más de 80% de los que tienen holograma dos rebasa los límites permitidos por la normatividad actual.

Ante ello, El Poder del Consumidor exige se establezcan penas severas contra los verificentros que han incurrido y están incurriendo en corrupción, al reconocer estas prácticas no sólo como actos de cohecho y daños al medio ambiente, sino también como atentados contra la salud.

Sobre el tema, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aclaró que la decisión adoptada en materia de verificación vehicular, en julio del año pasado, no tuvo como finalidad ni alcance, permitir indiscriminadamente la circulación de vehículos.

La resolución de este alto tribunal se dictó en protección del principio de igualdad, como valor primordial en todo Estado de Derecho , informó.

Según la SCJN, esta determinación facultó a los jueces de Distrito para otorgar una suspensión sólo a quienes tramitaran un juicio de amparo.

[email protected]