Juan José Farías Álvarez, el Abuelo, fundador de las autodefensas en Michoacán y detenido el pasado domingo por personal de la Marina y la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR) por presuntos nexos con el cártel Jalisco Nueva Generación, fue liberado al considerar el juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio con sede en el Altiplano de Almoloya, Estado de México, que fue “ilegal” su detención.

La PGR le había fincado delitos contra la salud, en su modalidad de posesión con fines de comercio del narcótico de clorhidrato de metanfetamina, portación de arma de fuego para uso exclusivo del Ejército así como cargadores, pero el informe rendido por la Secretaría de Marina Armada de México del 27 de mayo sobre la captura no coincidía con lo sucedido, consideró el juzgador.

En la audiencia inicial, donde se desahogó la causa penal 251/2018 celebrada entre el 29 de mayo y las primeras horas un fiscal de la PGR argumentó esos delitos y el desarrollo de la captura ocurrida en la localidad de Tepalcatepec, Michoacán, pero existieron argumentos encontrados sobre su captura que no empataron en modo, tiempo y lugar como establece el Sistema Penal Acusatorio.

En la audiencia, la defensa de Farías Álvarez presentó videos filmados por gente allegada al Abuelo, donde se aprecia la intervención de dos helicópteros, no uno como expuso la PGR, que dispararon contra la camioneta donde viajaba, lo que causó se incendiara y las lesiones que presentó son características a las esquirlas que rebotan en el pavimento y antes se dijo que estaba recargado en la unidad.

Ante esas evidencias, el impartidor de justicia federal mexiquense determinó ilegal la captura y ordenó la inmediata libertad, la cual se cumplió en las primeras horas y el Abuelo abandonó el Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano.

rtorres@eleconomista.com.mx