El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó a los funcionarios que estarán encargados de la operación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), entre ellos Carlos Sánchez Meneses y Alejandro Antonio Calderón Alipi, quienes formaron parte de su equipo logístico en la campaña, y luego en la Ayudantía Presidencial.

En Palacio Nacional, durante su conferencia matutina donde se abordó la situación del sector salud, el mandatario federal anunció que Carlos Sánchez Meneses será el coordinador de Infraestructura del Insabi.

En su currículum, el funcionario dijo contar con una maestría avalada por el “Instituto de la Construcción”. El único empleo reportado por Sánchez Meneses, de más de 40 años de edad, es del 2013 al 2018 en la Inmobiliaria y Constructora Sanca SA de CV, donde fungió como gerente de área.

En su declaración patrimonial dijo poseer una casa de 220 metros cuadrados por herencia de su abuelo en Pachuca, Hidalgo. El ahora funcionario del Insabi fue colaborador de logística en la campaña del ahora presidente, y era visto constantemente como resguardo de López Obrador, quien, al obtener el triunfo en las elecciones del 1 de julio del 2018, lo nombró en el equipo de la ayudantía, donde reportó un salario de 40,650 pesos mensuales, que más tarde aumentó a 46,337 pesos, según consta en la ampliación de su declaración.

Alejandro Antonio Calderón Alipi, a quien se designó como coordinador nacional de Abastecimiento y Distribución de Medicamentos e Insumos del Insabi, cursó la licenciatura de Medicina en la Universidad Popular de Puebla, y la maestría de Administración en Servicios de la Salud en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales en Argentina.

Su único empleo del 2013 al 2014 fue como médico de guardia en el Hospital Nuestra Señora de Guadalupe en Villahermosa, Tabasco, tierra natal del presidente López Obrador. Calderón Alipi también fungió como integrante de la ayudantía, donde percibía un salario de 40,675 pesos. Ahora como integrante del sector salud recibe un salario de 97,992 pesos. El nuevo funcionario del Insabi no reportó tener bienes muebles ni inmuebles.

En noviembre pasado, el presidente López Obrador nombró a Ángel Carrizales, también exintegrante de la ayudantía, como titular de la Agencia de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente en el Sector de Hidrocarburos (ASEA). Carrizales fue rechazado en cinco ocasiones por el Senado —debido a su falta de experiencia— en cargos en el sector energético.

Asimismo, el gobierno federal informó que hasta ahora sólo 13 gobiernos de los estados han firmado su adhesión al Insabi.

Todos los gobiernos de Morena (Tabasco, Ciudad de México, Baja California, Puebla, Chiapas y Veracruz), salvo Morelos, ya firmaron su adhesión.

También lo han hecho los gobiernos del PAN en Yucatán y Quintana Roo (en alianza con PRD), y los del PRI en Oaxaca, Sonora, Colima, Hidalgo y San Luis Potosí.

En tanto, el presidente López Obrador dijo estar convencido de que no fracasará su decisión de crear el Insabi y desaparecer al Seguro Popular. Incluso, sostuvo que el 1 de diciembre próximo el sistema de salud pública en nuestro país funcionará como en Canadá o Dinamarca.

Además, el presidente y funcionarios de su gobierno culparon a los directores de hospitales de la falta de medicamentos contra el cáncer y VIH, al asegurar que éstos desean seguir comprando medicamentos a los mismos proveedores, cuando eso ya no es posible.

[email protected]