A un año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador no hay una estrategia de seguridad que vaya contra el crimen de manera directa ni indirecta, advirtió la organización civil Causa en Común.

Durante la presentación del informe ¿Cómo Vamos en Seguridad Pública en el Primer Año del Nuevo Gobierno?, María Elena Morera, presidenta de la organización, criticó las acciones implementadas en la materia por el gobierno federal al aseverar que han sido inadecuadas, fallidas e inconsistentes.

Señaló que los errores en materia de seguridad se han visto reflejados en que el 2019 será el año más violento en la historia de México, al tiempo que la seguridad se militarizó y se debilitaron a las instituciones de seguridad pública, porque el presupuesto en seguridad es insuficiente.

Morera detalló que los delitos de alto impacto han registrado un aumento en los primeros meses del actual gobierno. Tan sólo en el periodo de diciembre del 2018 a octubre del 2019 se registraron: 32,565 víctimas de homicidio; 933 de feminicidio; 1,564 de secuestro y 7,915 de extorsión, todos con un porcentaje al alza de 3, 17, 13 y 35%, respectivamente.

“Diariamente se cometen en el país 99 asesinatos, tres feminicidios, cinco secuestros y 24 extorsiones, por lo que, si la tendencia de homicidios continúa, el año cerrará con 31 homicidios por cada 100,000 habitantes y un promedio diario de 110 asesinatos”, dijo Morera.

Explicó que la crisis de violencia que vive el país se ve agravada por la falta de denuncia formal, de seguimiento a los delitos y de impartición de justicia. “Los delitos que no se denuncian ni se investigan, conocidos como cifra negra, alcanzan 93% en promedio a nivel nacional; pero en casos como las extorsiones, la cifra negra es de 97.9%”, señaló.

Estudio sobre impunidad

En México, la impunidad en los casos de homicidios dolosos llegó a 89% durante el 2018, es decir, sólo uno de cada 10 homicidios se resolvió.

Al presentar la tercera edición del estudio “Impunidad en homicidio doloso en México”, la organización Impunidad Cero señaló que mientras en el 2006 se estimaba una impunidad de 59.4%, para llegar a su nivel más bajo en el 2007, cuando la impunidad fue de 54.7%, fue a partir de ese año que la impunidad ha ido en aumento, en coincidencia con el aumento de la violencia.

Agregó que desde hace un par de años quedó evidenciado que la política legislativa en México de aumentar las penas a los delitos más frecuentes y de mayor impacto tiene un efecto irrelevante, mientras no se incremente la probabilidad de captura y sanción.

[email protected]