El reclutamiento de niñas, niños y adolescentes en grupos armados es siempre producto de una acción forzada, y una de las peores formas de violencia y explotación a las que pueden estar expuestos, además de que se podrían ocasionar daños irreparables por su involucramiento en conflictos armados, advierten el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Tras la difusión de imágenes en donde se presentan a varios menores de edad uniformados, con el rostro cubierto y portando armas de fuego como integrantes de la policía comunitaria organizada por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF) del municipio indígena José Joaquín Herrera, en Guerrero, ambos organismos expresaron su rechazo al tiempo que advirtieron sobre los efectos nocivos de esta práctica en su desarrollo humano y en el cumplimiento de sus derechos.

La Unicef expresó que en el contexto de violencia que afecta particularmente a las comunidades de Guerrero, es imperioso que el Estado mexicano, a través de los gobiernos federal, estatal y municipales, realice todas las acciones necesarias para garantizar la seguridad e integridad de poblaciones y que ningún niño, niña o adolescente sea reclutado por grupos armados.

“Sin importar a qué grupo u organización armada sea reclutado un niño, niña o adolescente, por quién sea auspiciada y con qué fin, ese reclutamiento es una práctica que atenta directamente contra sus derechos humanos”, señaló Christian Skoog, representante de Unicef en México.

“Los niños, niñas y adolescentes asociados con fuerzas armadas están expuestos a la violencia, ya que frecuentemente son obligados a presenciar o cometer actos que atentan contra la integridad física y la vida de otras personas, y corren alto riesgo de ser sometidos a abusos, explotación y abandono escolar, sufrir lesiones físicas y psicológicas e, inclusive, la muerte”.

Por su parte, la CNDH exhortó a diversas autoridades federales y del estado de Guerrero para que adopten de inmediato las medidas pertinentes para proteger los derechos de esto menores.

Este organismo solicitó que en el ámbito de sus respectivas competencias, se tomen las medidas pertinentes para salvaguardar los derechos de las niñas, niños y adolescentes involucrados, evitando su participación armada en los grupos de autodefensa.

[email protected]