El éxodo migrante se interna en el Bajío. Tras su estancia de cinco días en la Ciudad de México, los integrantes de la Caravana Migrante ya pasaron por Querétaro y actualmente a cuentagotas llegan a ciudades como Irapuato y Celaya, en Guanajuato, mientras los más aventajados comienzan a pisar tierras tapatías.

Luego de que salieron del estadio Corregidora, en Querétaro, los poco más de 1,000 centroamericanos enfilaron a pie por la carretera, en tanto algunos decidieron esperar un jalón y así acortar distancias y disminuir el cansancio que generan las marchas, que suelen durar horas.

En Irapuato acondicionaron las instalaciones del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Vasco de Quiroga para recibir a los migrantes, que a mediodía de este domingo superaban 400 personas.

En este espacio recibirán comida, servicios sanitarios y atención médica.

De acuerdo con el gobierno de Querétaro, 6,531 migrantes pasaron por el estado entre viernes y sábado, y se estimó que este domingo 5,771 continuaron la travesía luego de pasar la noche en tres albergues que se acondicionaron para recibirlos.

En la caseta de cobro de Querétaro, autoridades locales auxiliaron a los centroamericanos a conseguir transporte y continuar su viaje rumbo a la frontera con Estados Unidos.

Asimismo, se informó del arribo del primer grupo de migrantes a la caseta de peaje de Celaya, Guanajuato, en una travesía que se enfila rumbo a Tijuana, donde buscará cruzar al país del norte o bien solicitar asilo en esta nación.

La Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco dio a conocer que 396 migrantes dejaron el auditorio Benito Juárez, en Zapopan, mientras que 124 aún permanecen en el inmueble.

Este domingo partió de Sayula de Alemán, Veracruz, la segunda Caravana, que transita por territorio mexicano, ahora con rumbo a Puebla, camino que está resguardado por elementos de la Policía Federal y representantes de Derechos Humanos.