Una caravana de unos 1,200 migrantes, la mayoría hondureños, ingresó este miércoles a México por la frontera con Guatemala en momentos en que Estados Unidos amenaza al gobierno mexicano con aplicar aranceles si no detiene la migración ilegal.

El grupo atravesó el puente internacional Rodolfo Robles, que divide a México con Guatemala, sin que alguna autoridad lo impidiera.

La caravana, a la que se le unieron otros migrantes en la fronteriza localidad de Ciudad Hidalgo, camina a la orilla de la carretera rumbo a la ciudad de Tapachula, en el estado de Chiapas. Una patrulla de la policía municipal vigila su tránsito sin molestarlos.

Los migrantes comenzaron a llegar a la frontera el fin de semana y ahí esperaron el arribo de más personas.

La migración de centroamericanos ha continuado pese a los operativos de las autoridades mexicanas y las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles a las exportaciones de México a partir del 10 de junio si no se detiene la migración ilegal.

Este miércoles, autoridades mexicanas se reúnen con su contraparte estadounidense para tratar el tema de los aranceles y la migración.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que lo mejor para ambos países es llegar a un acuerdo.

"Lo mejor es el libre comercio, no imponer tarifas, aranceles", dijo el presidente en su tradicional conferencia de prensa matutina.