La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por el uso excesivo de la fuerza, que derivó en la muerte de un comandante de la Policía Ministerial del estado de Guerrero en 2014.

El documento también se envió a la Fiscalía General de la República (FGR) y a la Fiscalía General del Estado de Guerrero por una inadecuada investigación del caso.

La CNDH determinó que durante los hechos ocurridos el 4 de noviembre de 2014 el policía ministerial falleció por el uso excesivo de la fuerza que aplicaron elementos de la Sedena, quienes no actuaron con base en los principios de legalidad, necesidad, oportunidad, proporcionalidad y racionalidad.

Además la Comisión enfatizó que los agentes no efectuaron acciones de disuasión o persuasión antes de accionar sus armas de fuego, incumpliendo con lo establecido en el Manual del uso de la fuerza que regula su actuación.

Asimismo, incumplieron con su deber de contar con capacitación, adiestramiento en el uso de la fuerza y coordinación con las autoridades civiles, a fin de evitar cualquier confusión o enfrentamiento innecesario.

La CNDH advirtió que la Fiscalía General de Justicia del Estado de Guerrero, no recolectó todos los indicios de evidencia en el lugar de los hechos y posteriormente la entonces Procuraduría General de la República ( PGR) realizó otra inspección del lugar, recabando diferentes indicios, “lo cual afectó la procuración de justicia al no haberse recabado todas las evidencias en un primer momento”.

“La Comisión Nacional no advirtió que se ordenara el registro de las víctimas indirectas ni se les brindara atención psicológica inmediata o alguna otra medida para disminuir su afectación con motivo de la pérdida de vida del Comandante de la Policía Ministerial, además de que una de ellas tuvo que interponer varios procedimientos legales por la deficiente investigación de los hechos”.

La CNDH recomendó a las tres instancias en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas ( CEAV), reparen de manera integral el daño, que incluya atención psicológica y tanatológica a las víctimas indirectas e inscribirlas en el Registro Nacional de Víctimas para que accedan a los derechos y beneficios previstos en la ley.

Así como, diseñar e impartir a su personal cursos en materia de derechos humanos, referentes al cumplimiento de los instrumentos normativos para prevenir situaciones similares.