A pesar de que las autoridades han trabajado para difundir la importancia de las donaciones altruistas, la falta de cultura en la materia ha ocasionado que en medio de la emergencia sanitaria los bancos de sangre -si bien continúan brindando atención a las y los pacientes-, se vean limitados en su captación y respuesta.

Entrevistado por El Economista, el director del Banco de Sangre del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Gamaliel Benítez, recordó que el objetivo de la Organización Mundial de la Salud es que para este año todos los países obtengan suministro de sangre de donaciones voluntarias no remuneradas.

“A nivel nacional, el Banco de Sangre de Siglo XXI es de los que más recibe donadores altruistas, aunque nuestra captación preponderante es familiar. Aproximadamente al año tenemos 1,000 donadores altruistas. Nuestro país y población no tiene este hábito de donar de manera altruista y regularmente”.

Señaló que uno de los grandes problemas es que la mayoría de los bancos se encuentran dentro de hospitales y, en medio de una contingencia en la que se ha solicitado no acudir a los nosocomios si no es necesario, se limita la respuesta de captación.

Gamaliel Benítez hizo un llamado a acudir a las unidades que se encuentran fuera de la red hospitalaria, ya que se debe brindar la atención a pacientes de Traumatología, mujeres embarazadas y por tratamientos oncológicos, por mencionar algunos.

“Cuando disminuye como en esta ocasión tanto la donación familiar como la altruista, nuestra capacidad de respuesta se ve disminuida. Afortunadamente no nos hemos quedado sin la capacidad de poder brindar esta atención, pero sí hemos visto un poco difícil la captación”.

El vicepresidente de la organización Dona Vida, Gustavo Pérez, enfatizó que desde la educación básica se debe promover la donación de sangre, así como de órganos y tejidos.

“La sociedad todavía no está preparada para el tema de la donación. Hay muchos mitos y muchos tabús, y realmente somos pocos los que trabajamos por generar esta cultura de la donación”.

Añadió que el miedo, la desinformación y la incertidumbre en la población sobre las medidas sanitarias adoptadas por los bancos de sangre acentúan la problemática durante la epidemia.

La secretaria de la Comisión de Salud del Senado, Martha Márquez (PAN), consideró necesaria la entrega de incentivos y la difusión de campañas hacia las y los jóvenes para promover el altruismo.

“Aquí es en donde deben estar los incentivos económicos, a aquel que se certifique como donador altruista, es una labor muy loable. Que haya un estímulo personal a las personas que decidan donar, incentivos a organizaciones civiles que se dediquen a tales fines”.

De acuerdo con el Sistema de Información Legislativa, dependiente de la Secretaría de Gobernación, se han presentado seis iniciativas relacionadas con la donación de sangre, órganos y tejidos, todas en la Cámara de Diputados; del total de asuntos uno fue rechazado y el resto se encuentra pendiente.

César Esquivel, presidente de Blooders, una plataforma digital donde personas que necesitan sangre pueden crear una solicitud o contactar donantes con hospitales, consideró que las y los mexicanos han demostrado la solidaridad al apoyar en situaciones como los sismos del 2017.

Sin embargo, acotó, hay muchos mitos sobre la donación altruista, que significa entre 5 y 7% del total de donaciones.

“Ahorita se viven las consecuencias de que como país no tenemos esta cultura tan arraigada. Si bien se puede considerar que ha bajado la necesidad de sangre porque se han evitado accidentes en el resguardo (por el Covid-19) y se han postergado cirugías, hay tratamientos que deben continuar y siguen necesitando estos insumos”.

[email protected]