El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó la validez del periodo de dos años para la próxima gubernatura en el estado de Baja California que será encabezada por Jaime Bonilla, esto al avalar el cómputo estatal, la declaración de validez de la elección y la constancia de mayoría entregada al candidato de Morena.

La validez hecha por el órgano electoral se da en el marco de la aprobación por el Congreso local de una reforma que busca ampliar de dos a cinco años el mandato de Jaime Bonilla. Dicha modificación se mantiene estancada hasta que sea publicada en el Periódico Oficial del estado de Baja California.

Por unanimidad, los magistrados del TEPJF consideraron infundadas las impugnaciones presentadas por el PRD, Movimiento Ciudadano y el partido local Transformemos.

El partido del sol azteca había impugnado el proceso electoral al argumentar que Bonilla Valdez era inelegible por supuestamente incumplir los requisitos de nacionalidad y residencia.

El perredista Jaime Martínez Veloz, quien contendió junto con Bonilla por la gubernatura de Baja California, acusó que el morenista no contaba con la residencia en Baja California de 15 años, además de aparecer en la lista de votantes en Estados Unidos del 2018.

Mientras que el partido local Transformemos expuso conceptos de invalidez de la votación recibida en 34 casillas con la pretensión de que se efectuara un ajuste en el cómputo de los resultados.

Además, la Sala Superior señaló que la impugnación que presentó el candidato de Morena, respecto al periodo de mandato, fue desistida por él mismo y ratificada por mayoría de votos por las y los magistrados, luego de un recurso presentado por Movimiento Ciudadano.

Con esto, el Tribunal Electoral reafirmó que el periodo de la administración de Bonilla Valdez será del 2019 al 2021 como lo prevé la Constitución local.

Cabe señalar que no es la primera vez que la Sala Superior del TEPJF se pronuncia sobre el periodo de gobierno en Baja California, ya que a finales de julio desestimó un recurso presentado en contra de la reforma que amplía de dos a cinco años el mandato de Bonilla.

La razón de ello, señaló la Sala Superior, es que la quejosa no comprobó interés jurídico sobre el asunto, ya que su residencia está en el estado de Nuevo León y no en Baja California, por lo que no se verían afectados sus derechos políticos.

Anteriormente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación también había desestimado los recursos 269/2019 y 271/2019 de inconstitucionalidad sobre el mismo tema presentados por las alcaldías de Mexicali y Tijuana.

En aquella ocasión, la Corte indicó que no se puede impugnar un acto legislativo inconcluso, ya que no estaba publicada la reforma en el Periódico Oficial de Baja California.

A través de redes sociales el presidente de PAN, Marko Cortés, aplaudió la resolución del Tribunal e indicó “que por tercera ocasión confirma que el próximo gobierno de Baja California será de dos años”.

“Ante el amañado retraso en la publicación de la ley Bonilla, pedimos al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que, previo a la toma de protesta del gobernador en Baja California, permanezca en estado de alerta para resolver el mismo tema en un seguro cuarto intento de Morena”, solicitó.

Mientras que el secretario general nacional del PRD, Ángel Ávila, expresó que la resolución del tribunal es un logro para Baja California e insistió en que la llamada ley Bonilla es anticonstitucional.

“Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador jamás se pronunció en contra de la ley Bonilla, hoy la Sala Superior del TEPJF resolvió que dicha ley es ilegal. Vamos a seguir insistiendo que Jaime Bonilla es inelegible, pues no cuenta con 15 años de residencia”. (Con información de Héctor Molina)