El pleno de la Cámara de Diputados aprobó las conclusiones de la Sección Instructora de San Lázaro, que encontró elementos para acusar a Rosario Robles ante el Senado de la República por omisiones en perjuicio de los intereses públicos.

Luego de que la sesión se viera interrumpida por un grupo de trabajadores sindicalizados de la cámara que se manifestaba por una propuesta de reducción de sus plazas, los legisladores de Morena, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y Encuentro Social avalaron con 271 votos la acusación en contra de Robles Berlanga, quien no se presentó al recinto legislativo, y en su representación acudió el abogado Javier Sánchez.

De acuerdo con la Sección Instructora, presidida por el diputado de Morena Pablo Gómez, Rosario Robles quien fue titular de Sedesol y Sedatu en el sexenio pasado es responsable de actos de corrupción.

El miércoles, el pleno de San Lázaro aprobó ser órgano de acusación contra la exfuncionaria; sin embargo, Robles Berlanga anticipó por redes sociales que no comparecería.

“Ésta es la crónica de una sentencia anunciada que se realiza para distraer de los grandes problemas nacionales. Todavía hay personas que tenemos dignidad, por lo que no compareceré mañana (jueves) pues se me avisa con menos de 24 horas de anticipación, vulnerando mis derechos”, escribió Robles.

Durante la sesión en la cámara, su abogado aseguró que el proceso de juicio político ha sido un atropello a los derechos humanos de Rosario Robles, quien se encuentra recluida en el penal de Santa Martha Acatitla.

“En este procedimiento se ha visto una saña inaudita en contra de su persona, pasando por encima de sus derechos constitucionales y de los compromisos en materia de derechos humanos que ha asumido México a nivel internacional”, dijo el litigante.

Mientras que el presidente de la Sección Instructora, Pablo Gómez, explicó que las acusaciones se fundamentan en los expedientes de la Fiscalía General de la República, así como en las declaraciones de los propios organismos que fueron utilizados como instrumento para la desviación de recursos.

“Lo que estamos acusando aquí no es a una persona, sino a un gobierno y la forma en la que realizó la administración pública federal, desapegado de la ley y de manera completamente corrupta. No es un asunto personal. La Sección Instructora mantuvo un curso permanente de averiguar lo que había pasado”, defendió Gómez.

Robles, desde la cárcel de Santa Martha Acatitla, se dijo víctima de odio de parte de quien ostentando la “fuerza moral” utiliza el poder para ejecutar una venganza en su contra.

Escribió en su cuenta de Twitter que dicho procedimiento es un atropello hacia ella.

“Del tamaño de su atropello es el odio y el miedo que me tienen. Ninguna fuerza moral puede construirse abusando del poder para ejecutar una venganza cargada de saña. Esto va para el que tira la piedra y esconde la mano”, mencionó. (Con información de Jorge Monroy)

[email protected]