Miguel Riquelme (PRI), gobernador electo de Coahuila, y Guillermo Anaya, quien compitiera por el PAN, acudieron al Tribunal Electoral Federal a presentar sus alegatos, esto a dos semanas de que el próximo Ejecutivo local asuma el cargo.

Luego de su reunión con los siete magistrados, Anaya pidió anular la elección; aseguró que, de hacerlo así, éstos sentarían un precedente de confianza en la autoridad electoral.

Argumentó que no sólo es el supuesto rebase de topes de campaña (un primer rebase acreditado en el INE por gasto no reportado en Facebook fue tirado por el Tribunal), sino 14 presuntos agravios que se acumulan, entre los que enlistó el uso de recursos públicos en la campaña.

En ese sentido pidió a los magistrados resolver Coahuila sin atender a presiones.

Enrique Ochoa, presidente nacional del PRI, dijo que en el tema de 84 videos que se difundieron a través de Facebook y que en el último proyecto del INE volvió a poner en la mesa el rebase de topes de campaña “es cosa juzgada desde el 17 de julio”, por lo que no tiene sustento.

“No hay nada nuevo, esto es cosa juzgada, no hay rebase en el tope de gastos de campaña”, sostuvo Ochoa Reza.