En el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, decenas de colectivos y organizaciones sociales realizaron movilizaciones a lo largo de todo el país para exigir a las autoridades acciones y apoyos que ayuden a la localización de más de 90 mil personas desaparecidas en México. 

En la capital del país, los integrantes del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México (MNDM) se plantaron a las afueras de Palacio Nacional para exigir de nueva cuenta una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En protesta también fueron colocadas mantas y carteles con los rostros de sus familiares desaparecidos a lo largo de las vallas que protegen Palacio Nacional, mientras que en el suelo formaron la leyenda “+90,000 ¿Dónde están?”. 

Posteriormente, a través de un posicionamiento los colectivos también indicaron que a dos años de que el presidente Andrés Manuel López Obrador asumiera siete compromisos con las familias de personas desaparecidas la agenda en el tema tiene pendientes que deben contar con el acompañamiento y respaldo directo del Presidente.

Por lo que solicitaron una audiencia con el mandatario mexicano y el nuevo Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, además de pedir el compromiso público del Ejecutivo Federal que envié un mensaje contundente a las instituciones del Estado para adoptar las políticas públicas que en la materia se han construido en conjunto con la sociedad, como el Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense (MEIF) o el Protocolo Homologado de Búsqueda (PHB).

“Ante la dimensión de la tragedia nacional de la desaparición de personas, el mandato y la voluntad política de coordinarse de manera efectiva para el funcionamiento del Sistema Nacional de Búsqueda en su conjunto debe de expresarse al más alto nivel del Estado”, subrayaron.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconoció que urge dar debida respuesta para que familiares de las víctimas de desaparición tengan acceso a la verdad y la justicia, ya que el fenómeno de las desapariciones debe ser comprendida y encarada de manera integral por el Estado.

“Es por eso que la CNDH subraya que el Estado mexicano tiene una asignatura pendiente con las víctimas de desapariciones –forzadas y cometidas por particulares— y sus familiares, por lo que urge a las autoridades y sociedad a actuar para saldar esa deuda, ya que no podremos hablar de ser una sociedad sustentada en el reconocimiento y respeto de los derechos humanos mientras no se dé una respuesta integral a ese flagelo”, señaló en un comunicado.

kg