Aunque reiteró que a su juicio la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue “puesta al servicio del régimen y se cooptó a académicos que se convirtieron en ideólogos del neoliberalismo”, el presidente Andrés Manuel López Obrador garantizó que su gobierno mantendrá el presupuesto y respetará la autonomía de la máxima casa de estudios del país.

“Nosotros vamos a seguir apoyando a la UNAM, nunca van a faltarle los recursos a las universidades públicas en general. La educación es muy importante, es básica, pero sí, no debe ser un instrumento, un medio para mediatizar. La educación tiene que ser un factor para la libertad, para el ejercicio de los derechos de los ciudadanos, la toma de consciencia y sobre todo para la solidaridad, para la fraternidad, para que el que estudia ponga sus conocimientos, una vez que termina una carrera, al servicio de la sociedad, (…) y en la UNAM en los últimos tiempos parece que lo humano les era ajeno, no veían cómo estaban saqueando al país, y no generalizó desde luego”, afirmó.

Durante su conferencia matutina en Palacio Nacional, López Obrador ofreció que “nosotros vamos a ser siempre respetuosos de la autonomía universitaria, vamos a seguir impulsando la educación pública”.

Dijo que la UNAM "es una gran universidad, no han podido destruirla, es tan importante por su cuerpo académico, por sus investigadores. Aún con todos los cambios que se han llevado a cabo en los últimos tiempos en el periodo neoliberal, ahí está la UNAM, también por los jóvenes, los que llegan del CCH, que traen una muy buena formación en lo social”.

Sin embargo, el mandatario federal reiteró que sobre todo en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, la Universidad Nacional Autónoma de México fue “puesta al servicio del régimen y se cooptó a académicos que se convirtieron en ideólogos del neoliberalismo”. 

kg