Andrés Manuel López Obrador invitó al actual comisionado Contra las Adicciones, Manuel Mondragón y Kalb, a participar en su futuro gobierno en el área de seguridad.

“Estamos invitando a todos los que tienen experiencia a participar y sí, el doctor Mondragón está invitado a esta reunión y otros… Todavía no se definen los cargos; lo que estamos haciendo primero es el programa, primero el programa de acción”, dijo López Obrador, a su llegada a un evento en la colonia Roma de la capital.

A la par, el ganador de las elecciones presidenciales de México presentó una propuesta para pacificar el país sin disparar más armas.

Olga Sánchez Cordero, quien sería la próxima secretaria de Gobernación, dijo a Reuters que el plan se enmarca en un programa integral de justicia transicional.

La propuesta incluye no sólo una polémica ley de amnistía para perdonar a los bajos rangos del mundo criminal, sino además una ley personalizada de reducción de condenas para quienes den información que permita la captura de los capos y la despenalización de la marihuana y la amapola, base para la elaboración de la heroína que inunda Estados Unidos.

"No sólo va a ser amnistía, va a ser una ley de reducción de penas, vamos a proponer la despenalización, crear comisiones de la verdad, vamos a atacar las causas de la pobreza, vamos a darle becas a los chicos y vamos a trabajar en el campo para poderlos sacar del tema de la droga", dijo Sánchez.

"Es una política pública integral", agregó la destacada jurista. "O se pacifica el país o se pacifica el país".

En el 2006, ante la enraizada corrupción de las corporaciones policíacas, el entonces presidente Felipe Calderón ordenó al Ejército salir a las calles a combatir la delincuencia, pero tras 12 años, los cárteles de la droga se han fragmentado y fortalecido, en una lucha que ha dejado unos 160,000 muertos y decenas de miles de desaparecidos.

López Obrador, conocido como AMLO y quien asumirá el 1 de diciembre tras arrasar en las presidenciales del domingo, ha propuesto un enfoque distinto para acabar con una guerra que hizo perder al país un 21% de su Producto Interno Bruto (PIB) el año pasado, según cálculos privados.

Un equipo, con Sánchez a la cabeza, presentó el viernes a AMLO un borrador de la ley de amnistía para su revisión. Una vez aprobado, se realizará una consulta popular antes de llevarlo al Congreso, donde sus aliados tienen mayoría, adelantó Sánchez.

Atacando las causas

En 1940, durante el último año de su gobierno, el presidente Lázaro Cárdenas despenalizó las drogas, autorizó a los médicos a recetar narcóticos a los adictos, abrió ambulatorios para ayudarlos y propuso tratarlos como enfermos, no como criminales.

La compra de pequeñas cantidades de marihuana, cocaína y heroína fue despenalizada y su venta monopolizada por el Estado. Los delincuentes a pequeña escala fueron liberados de las cárceles y de las clínicas de adicción.

Sin embargo, antes de que la norma cumpliera seis meses, en medio de una escasez de cocaína y morfina debido a la Segunda Guerra Mundial, la ley fue cancelada y engavetada.

Sánchez dijo que algo similar podría implementarse una vez asuman el poder. "(Se podría parecer) mucho a lo que hizo Lázaro Cárdenas en 1940", comentó.

AMLO considera que la violencia tiene su origen en la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades de los campesinos que se dedican a cultivar o transportar marihuana y amapola. Por ello, explicó Sánchez, su plan para acabar con la violencia incluye un fuerte contenido social.

"Es un cambio en todo: en el combate, en la política social, en la política de drogas, en la política contra la violencia, un cambio muy importante en nuestro país a partir de Andrés Manuel", explicó la exministra de la Corte Suprema de Justicia.

El plan será trabajado con organismos internacionales como Naciones Unidas; las diversas iglesias, incluida la Católica; y la sociedad civil, añadió.

El nominado a ocupar una eventual Secretaría de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dijo que una estrategia del nuevo Gobierno será ampliar la visión y cortar el círculo vicioso que genera la corrupción, la impunidad y la inseguridad.

"Primero poner orden y combatir la corrupción en el Gobierno y en paralelo poner orden en los cuerpos de seguridad", dijo a la cadena Televisa. Explicó que no hay crimen organizado que no vaya de la mano con la protección de policías o funcionarios de alto rango.

Durazo explicó que la única forma de retirar al Ejército de las calles es capacitar a las policías y cuerpos de seguridad. "Estimo que en el transcurso de tres años pudiéramos tener ya un retiro relevante de los militares a los cuarteles", dijo.

Los tres años restantes del gobierno de López Obrador serían "para consolidar esa estrategia de seguridad y para dejar en 2024 un país en paz y con seguridad".