Desde la pasada Legislatura, en la Cámara de Diputados se percibió que los políticos podían ser blancos de la delincuencia organizada, pues el ataque a esta élite es más estridente, le causa ruido a la población, dijo el exdiputado federal, Gerardo Priego.

El panista consideró que los políticos deben estar más alerta, sobre todo por la reacción a la contención que ha provocado el gobierno del presidente Felipe Calderón.

Desafortunadamente todos entendemos lo peligroso de la situación, sabemos que el Presidente está yéndose hasta el fondo y entendemos que reacciones como éstas podían suceder. La verdad es que yo calculaba que iban a enfocar políticos mucho antes (de la desaparición de Diego Fernández de Cevallos), si seguíamos el caso de Colombia, por ejemplo, atacar políticos iba a ser tarde o temprano un objetivo de la delincuencia organizada , dijo a El Economista.

Le pareció que la desaparición forzada de Fernández de Cevallos responde a intereses del crimen organizado, lo que deja un mensaje al Estado, al gobierno federal y en general a los políticos, por eso, dijo, se debe ser prudente ante el caso.

Diego es un hombre muy simbólico. En cualquier tipo de desaparición forzada, de secuestro, se da por atacar a un personaje que conjunta muchas características en lo económico, en lo político, en fin. Cuando se describe a un hombre de poder es precisamente un hombre como Diego, con todas las connotaciones positivas y negativas que eso trae , destacó.

Manifestó que en la actualidad ningún partido está exento de ser blanco de la criminalidad; sin embargo, todos los institutos políticos y los funcionarios públicos no deben dejarse amedrentar por la delincuencia, incluso, dijo el tabasqueño, es necesario alzar la voz, rechazar y externar la indignación que provoca el secuestro o desaparición de cualquier mexicano.

Por otra parte, Priego Tapia criticó al PAN del Estado de México por entablar el análisis de expulsión en torno del expresidente del blanquiazul, Manuel Espino. Argumentó que Acción Nacional está compuesto por la diversidad de opiniones y tiene voces discordantes que deben ser escuchadas.

Es increíble que a alguien se le ocurra la expulsión de un militante por disentir en lo que está pasando en el partido, es un gravísimo error. Hay que expulsar a los corruptos, a los bandidos, a los fraudulentos, a los de historias negativas, a los que han robado urnas, y desafortunadamente, como en todos los partidos, los hay dentro del PAN , dijo.

trosas@eleconomista.com.mx