El grupo energético del actual Gobierno que comanda Andrés Manuel López Obrador le ha fallado al Presidente, dice Severo López Mestre, un analista del sector por más de 17 años, y quien fuera uno de los que participó en la elaboración y diseño del primer proyecto de privatización de la industria petrolera en México.    

Con esta afirmación me hace preguntarme ¿sí se requiere de un cambio de paradigmas, nueva directriz o sólo voltear a ver lo que pasa en el mundo?  

La realidad, coincidimos López Mestre y yo, es que, de todo un poco. México ya es un país globalizado y no puede ser ajeno a lo que pasa en el mundo. De lo contrario, todo puede agudizarse en noviembre.   

Es una realidad que Estados Unidos sigue siendo el principal aliado, y la política energética del presidente Donald Trump está ligada a México, o dicho de otra forma, la política de la actual administración está ligada al actual presidente de EU.   

Pero ¿qué pasará si gana Joe Biden? El demócrata tiene una línea muy definida en materia energética, y va con todo por las energías limpias.   

Tan es así, que ha afirmado como parte de su campaña que sí Estados Unidos quiere retomar el liderazgo mundial debe optar por los carros eléctricos.   

Su postura por detonar las energías renovables es una realidad. Ha manifestado que no se van a financiar plantas de carbón, se va a seguir el proyecto de energías limpias, se van a empezar sanciones a países que no cumplan con sus metas de energía limpias y cuidado por el medio ambiente.    

Postura que está lejos de ser la mexicana. Por el contrario, el Gobierno mexicano está castigando la inversión en energías limpias y cerrando la puerta a la inversión. De ahí que el escenario se vuelve más que complicado para la actual administración de llegar Joe Biden a la presidencia.   

México deberá retomar el rumbo mundial, cuya tendencia es imparable. No creo que quiera pagar el precio de ir en contra del mundo y de su aliado principal.  

El mundo avanza y puede cobrar factura a México, este impase en el que se encuentra, e ir en contra de Biden tendría un altísimo costo, que no creo se quiera pagar, pero además, no conviene como país que acaba de firmar un T-MEC.   

Y qué pasa si gana Donald Trump. Mexico hoy día sostiene la misma posición Trump y la tendencia mundial nos comería dejándonos atrás, cuatro años más.   

Pero, después, seguro que tendríamos que entrar a una relación ríspida que a nadie conviene, con presiones de índole político por acelerar el paso.   

El mundo cambia y en el sector energético se debe estar delante de la tendencia, o el retroceso será mayor. Hay mucho camino que recorrer, y México no se puede sustraer de ello. La política energética está viva, pero al parecer no se ha ponderado su importancia, y las elecciones norteamericanas definirán la situación energética, asegura Severo López Mestre. Las agendas que maneja Donal Trump y Jode Biden son prácticamente opuestas: Biden habla de una plataforma nueva, totalmente basada en energías renovables que conllevan entre 3 y 5 millones de dólares en inversión, y cambios estructurales muy importantes.  

Se estaría poniendo sobre la mesa un nuevo paradigma de grandes crecimientos económico de desarrollo. Gran presión para México en materia de energías renovables si la presidencia cambia este año, o dentro de cuatro años.   

Pero ¿si gana Donald Trump?, seguramente el impase en muchos sentidos, entre ellos el energético, se mantendrá. No obstante, Europa, Asia, Alemania y China seguirán avanzando.   

México emitirá facturas que en algún momento deberá pagar. Por lo pronto, con una tendencia a la baja en materia de inversión.  

Según datos del Inegi, al mando de Julio Santaella, la inversión privada nacional e internacional sigue cayendo desde abril del 2018. 

Y no parece haber programas que la alienten. Decisiones que van desde la cancelación del aeropuerto, la desaparición de ProMéxico y el CPTM, la cancelación de la Zonas Económicas Especiales, la declaración desierta de la licitación de Dos Bocas, la baja de la calificación de Pemex y CFE, la renuncia de Carlos Urzúa como Secretario de Hacienda, el operativo de Ovidio Guzmán y la cancelación de la planta de Constellation Brands, siguen sumándose para que México se vea poco atractivo para la inversión privada. ¿Cuál será el desenlace? 

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.